Archivo

Rumba gay / Desempolvando 'El Clóset'

Este lugar permite conocer gente sin distinción de género.

15 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Desde que me desempolvé del clóset he conocido mucha rumba gay, y de toda clase (desde Cuadra Picha, en la primera de mayo; en Chapinero, al oriente, al occidente, norte, sur...).

Pero ninguno que me llene de emoción como 'El Clóset', una casa quinta remodelada ubicada en La Calera. No es muy grande, pero hace que me sienta como en casa. Sí, suena irónico, pero es cierto.

Les voy a contar cuáles son las cosas que, a mi juicio, lo hacen diferente de los demás lugares: tiene unas ventanas de techo a piso que dejan ver a la Bogotá nocturna, y en ocasiones alguno de sus propietarios (Fernando Arias, Mauricio Varela y Alberto Suárez) están en la puerta recibiendo a sus fieles amigos y clientes; saludan a cualquier persona que vaya.

La música es el principal atractivo: el reggaeton, el merengue, la salsa, la nueva ola vallenata y muchos nuevos ritmos hacen que esta masa muscular bañada en grasa que llamo cuerpo se mueva al son de ritmos latinos.

Tanta es mi confianza -no sé la de los demás- que me paro detrás de la barra junto a un grupo de amigos y conocidos para conversar y, como en toda discoteca, siempre existirán las personas fieles al lugar y 'El Clóset' no es la excepción. Además, por su reducido tamaño, permite que uno conozca más fácilmente a la gente.

Algo para destacar, aparte del buen servicio, son las mesas con teléfono con un número bastante visible que sirve para llamar a las demás mesas... o, más bien, a la persona que le guste (hombre o mujer). Aunque no he tenido mucho éxito con ese servicio, me parece divertido. Después de unos traguitos, llamar a la mesa "124" y decirle al que se encuentra allí que me parece atractivo, y, por qué no, después de una buena conversación besos van y besos vienen.

Aunque muchos no lo crean, un sitio no solamente lo hace la música: también la gente que la frecuenta. Por eso quiero resaltar 'El Closet', pues por su distancia y su reducido tamaño, se dan el lujo de estar rodeados de gente "linda".

Y para los que no han querido conocerlo por que creen que el lugar es caro o por qué les queda lejos, les cuento cómo es la rutina de alguien que no tiene carro, como yo: un taxi lo lleva por $15.000 (máximo) y lo dividen por la cantidad de personas que vayan. Y para los irresponsables que les gusta farolear con su carro y se emborrachan existe el servicio "Ángeles de Ruta", que les lleva el carro hasta su casa. Es decir, no existe excusa alguna para conocer éste divertido lugar.

¿Dónde, cuándo y cuánto?

Cover: $15.000 No consumibles
Horario: Viernes, sábado y festivos de 10 pm hasta que se acabe la rumba
Precios: desde $35.000 (aguardiente) hasta Wiskhey $144.000
Dirección: Kilómetro 4.5 Vía La Calera 

Carlos Vargas Moreno
Periodista de Sweet

Rumba gay
Theatron, Lottus, Teatrino. Calle 58 No. 10-28 / 32.
Teléfono: 249-2092.
Cavú. Carrera 15 No. 88-71.