Archivo

Indagación preliminar rendirán funcionarios y ex empleados de Corporación Autónoma Regional

La Contraloría General de la República informó de un presunto detrimento patrimonial por 442 millones de pesos en las obras de descontaminación del río Bogotá.

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El pronunciamiento fue hecho por el contralor general, Julio César Turbay, durante una audiencia pública que se realizó en Villapinzón (Cundinamarca).

Turbay añadió que el país ha asumido "cuantiosas obligaciones financieras" para frenar la contaminación de la cuenca y puso como ejemplo la construcción de 21 plantas de tratamiento residuales por parte de la CAR.

El funcionario reveló los resultados de una auditoría hecha a esta inversión, que concluyen que los municipios donde deberían instalarse se niegan a recibirlas por deficiencias técnicas.

Según la Contraloría, "otra razón de la renuencia de los municipios para recibir las plantas son sus altos costos de mantenimiento y operación, que las hacen insostenibles para las finanzas municipales".

"El beneficio ambiental de la construcción de las plantas de tratamiento es mínimo, dados los resultados de las muestras analizadas por el Ideam en el desarrollo de la auditoría y las estadísticas con que cuenta la CAR desde hace más de 10 años", subraya la Contraloría.

Turbay Quintero lamentó que la CAR no realice un "adecuado seguimiento y monitoreo" a los recursos invertidos en la planta del Salitre. "No ha mostrado resultados significativos que se traduzcan en la mejora de la calidad del agua del río Bogotá, lo que se evidencia en el no cumplimiento de las metas esperadas", remata la Contraloría.