Archivo

Expendedores de droga raspan los ladrillos del Murillo Toro aprovechando la noche

Más de 600 ladrillos se encuentran totalmente raspados. Directivos del Deportes Tolima manifestaron su preocupación por la situación y por los problemas de seguridad.

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.
Los consumidores y expendedores de drogas aprovechan la complicidad de la noche y extraen el polvillo de los ladrillos para elaborar alucinógenos, especialmente bazuco.

Ferney Varón, presidente de la junta de acción comunal del barrio los Mártires, sitio donde está ubicado el estadio, considera que la situación se está saliendo de cauce.

"Los indigentes están fumándose el estadio. Todas las noches le raspan los ladrillos de la parte externa. Son más de 100 los indigentes que duermen en los alrededores. En las gradas del estadio hacen fogatas y elaboran el bazuco. Después de las nueve de la noche no se puede transitar por la zona", asegura Varón.

Sobre la labor de la Policía manifiesta que hace presencia, pero faltan refuerzos.

"A escasos metros del estadio hay un CAI, la Policía hace rondas, pero los drogadictos se esconden", agrega Ferney.