Archivo

Carro robado en Tabio (Cundinamarca) y hallado en Arcabuco (Boyacá) duro 20 días parado por trámites

La queja de los propietarios por los gastos y el tiempo perdido en diligencias de entrega, puso en evidencia la tramitología en procesos legales.

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Aunque los dolores de cabeza para la familia Nope Luna deberían haber empezado con el robo de su vehículo, su verdadero calvario empezó desde el mismo momento en que gracias a ellos (los propietarios) el furgón marca Mitsubishi, de 3.5 toneladas, fue recuperado por las autoridades.

El automotor, afiliado a una empresa de carga en Bogotá, fue hurtado a las 6:00 de la mañana en Tabio (Cundinamarca) y recuperado a las 3:00 de la tarde en Arcabuco (Boyacá) por la Policía Nacional, el mismo jueves 24 de mayo.

Según sus propietarios, la ubicación del carro se logró gracias a un equipo de rastreo satelital que porta el furgón. "Tan pronto como nos enteramos del robo, empezamos a hacer seguimiento a través de un sistema en internet y salimos en compañía de unos familiares para ubicar el carro", explicó su propietaria, Aidé Luna Escobar.

Añadió que aunque ellos daban aviso a las autoridades para que detuvieran el vehículo, este pasó diferentes retenes a lo largo de la vía entre Bogotá y Tunja hasta que en Arcabuco los detuvo la Policía.

Según ellos, esa fue la última vez que supieron de su vehículo. Entonces empezó un trámite que les ha ocasionado gastos económicos y pérdida de tiempo.

La denuncia por el robo fue formulada en Tabio, luego esta pasó a Arcabuco y de ahí, supuestamente, a Moniquirá, después a Sogamoso de donde fue trasladada a Bogotá, para finalmente llegar a la Fiscalía Sexta de Tunja.

Después de 20 días el vehículo les fue entregado el miércoles 13 de junio por el CTI de la Fiscalía.