Archivo

$54 mil millones tienen al Chocó al borde de la quiebra

Para la próxima semana se aplazó la asamblea en la que los acreedores le reclamarán el pago del dinero. Aunque se busca un acuerdo para saldar la deuda, la amenaza de los embargos sigue latente.

13 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Chocó amaneció ayer con el 'agua al cuello'. Esta vez no son las inundaciones las que lo tienen en emergencia, sino una deuda por 54 mil millones de pesos que el departamento no tiene con qué pagar y que lo tiene al borde del colapso económico.

Esta nueva crisis financiera, que se suma a los graves problemas de corrupción y de salud que producen la muerte de 138 niños entre 1 y 4 años por cada 100.000 habitantes, se originó porque los acreedores, la mayoría de ellos del sector educativo, se cansaron de esperar el pago de esos compromisos generados entre el 2006 y lo que va corrido de este año. Por eso, amenazaron con embargar sus cuentas.

Las entidades y personas naturales que demandan ese dinero habían citado para ayer a una Asamblea para tratar de llegar a un acuerdo de pago con la Gobernación.

Sin embargo, el gobernador (e), Ovidio Cortés, no se hizo presente en la reunión y por eso fue aplazada para un día de la próxima semana que está por definir.

Lo que hace más grave la situación financiera es que el departamento está a punto de perder los beneficios de un acuerdo de reestructuración de pasivos, suscrito en el marco de la Ley 550 de 1999, que le permite pagar sus deudas a plazos desde el 2001.

Con base en este acuerdo, Chocó prometió cancelar, entre el 2005 y el 2018, una vieja deuda generada antes del 2000 por 75 mil millones de pesos.

Y aunque se estableció que ese plazo se iba a mantener vigente siempre y cuando no se adquirieran nuevos pasivos, el departamento se atrasó una vez más con algunas entidades financieras y del sistema de seguridad social y acumuló la deuda de 54 mil millones que hoy lo tiene en ascuas y que está consignada en el Ministerio de Hacienda.

Por eso, si no hay un acuerdo y el embargo se concreta, Chocó quedaría por fuera de la Ley y tendría que pagar sus compromisos de inmediato."Es imposible de cubrir y sería la debacle. Seríamos inviables económicamente y no sabríamos qué pasaría", dijo Cortés. Esto es lo que ha llevado a funcionarios públicos y líderes regionales a plantear la desaparición del departamento, situación que el Gobierno se encargó de desmentir a través de un comunicado que fue reafirmado por el gerente presidencial para el
Chocó, Juan Guillermo Ángel.

Elsa Delgado, directora de la Cámara de Comercio del Chocó, planteó que un tercer actor entre a mediar en el conflicto entre la Gobernación y sus acreedores. Sugirió la actuación de la ONU, que ha generado recursos para la zona.

'Chocó no se va a disolver'

Juan Guillermo Ángel, gerente presidencial presidencial para el Chocó, le explicó a EL TIEMPO que un departamento no puede desaparecer de la noche a la mañana así enfrente la más grave crisis económica.

"Chocó está en dificultades pero eso no lo hace inviable, incluso esta es una figura que no existe", explicó Ángel.

Según el Gobierno, en ningún momento se ha considerado la desinstitucionalización del departamento y menos aún su desmembración.

Ovidio Cortés, gobernador (e) de Chocó, le dijo ayer a EL TIEMPO que el presidente Álvaro Uribe le dio al departamento un parte de tranquilidad.

"Nos dijo que las acreencias de la Nación podían esperar y que nos perdonarían, por el momento, 34 mil millones de pesos", dijo Cortés.

REDACCIÓN NACIONAL