Archivo

Diálogos entre Gobierno y guerrilla del Eln se reinician este jueves, en La Habana (Cuba)

El objetivo de las partes es levantarse de la mesa cuando estén listas para viajar a Colombia a firmar el acuerdo base para la negociación.

13 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La oficina del Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, considera que esta ronda "será muy productiva" y le entregará al país "noticias muy positivas".

Los garantes del proceso Casa de Paz, que ha permitido la interlocución del Eln con la sociedad civil, aseguraron que el objetivo que se trazaron las partes fue el de sacar adelante el acuerdo político, "trabajando intensamente para ello durante lo que resta del mes de junio".

Luis Eduardo Salcedo, miembro de la Asamblea de la Sociedad Civil por la Paz, una organización que se ha mantenido cerca del proceso, considera que los puntos centrales del acuerdo ya están aprobados por las partes, pero de lo que se trata en las conversaciones que se retoman hoy es de concretar la manera como se van a poner en marcha.

Las partes habían convenido que el acuerdo debe lograrse sobre tres aspectos fundamentales: la creación de un ambiente para la paz, la participación de la sociedad civil en el proceso y la participación de la comunidad internacional.

Tanto el Gobierno como el Eln han expuesto lo que debería contener el acuerdo con respecto a cada uno de esos puntos: liberación de secuestrados y de sindicados de rebelión, desminado, tratamiento integral al desplazamiento, garantías políticas, convención nacional y cese de hostilidades.

En este último punto parte del desacuerdo tiene que ver con que el Eln no está dispuesto a concentrar sus fuerzas en un lugar, como lo exige el Gobierno, para la verificación.

La guerra no cesa

Mientras en Cuba los delegados del Eln se concentran en construir el acuerdo base con el Gobierno, en Arauca la guerra que libra esa organización con las Farc desde hace 18 meses no da tregua.

El conflicto ha dejado más de 500 muertos, en su mayoría subversivos, y hace tres semanas llegaron a la zona unos 250 guerrilleros a reforzar al Eln.

Con las tropas de refuerzo, según el Ejército, suman cerca de 650 los hombres que se enfrentan a más de 600 subversivos de los frentes 10 y 45 de las Farc.

Entre abril y mayo pasado, 14 civiles fueron fusilados por las guerrillas, según fuentes oficiales. Pero esta cifra podría ser mayor porque la mayoría de los más de 500 desplazados que hay en Tame asegura que en algunas zonas, donde el Ejército no hace presencia, varios cuerpos de campesinos han sido enterrados en fosas comunes.

Luz Marina Pinzón, personera de Tame, dijo que la guerrilla le da a la gente entre cinco minutos y una hora para abandonar sus predios sin documentos.

"Declaramos la emergencia humanitaria para que nos ayuden a atender a los desplazados", afirmó Alfredo Guzmán Tafur, alcalde de Tame. Según el funcionario, de las 152 veredas que tiene el municipio, él y sus secretarios tan solo pueden ir a las 20 más cercanas.

Un proceso de paz entre el Gobierno y el Eln podría ponerle fin a esa confrontación que los jefes de esa organización han calificado de absurda.

Indígenas pierden 'La Esperanza' de su resguardo

El pasado 22 de abril unos 90 indígenas guahibos, 23 familias del resguardo La Esperanza- Macaguán de la vereda Liberia, en Tame, huyeron de la población. Abandonaron sus chozas de palma y cultivos.

La comunidad caminó más de 15 horas para llegar a la vereda Betoyes, que hasta hace tres años vivió el 'boom' de la coca, y donde la plata se movía en bultos.

En este poblado, donde nadie se atreve a hablar a un desconocido, abundan las casas vacías y aún se observan los letreros de las discotecas, bares, residencias y grandes almacenes que movían la plata del narcotráfico.

Los indígenas viven hacinados en los galpones del internado Jesús Emilio Jaramillo, de la Comunidad Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús. Las gripas y diarreas son las enfermedades que los azotan.

Rigoberto Parra, gobernador de la comunidad, dice que no volverán al resguardo porque uno de los bandos de la guerrilla los obligó a estar encerrados cinco días en sus chozas aguantando hambre. Hace tres años, fueron desplazados por los paramilitares del 'Bloque Vencedores'.

El líder dice que en tres meses, tiempo en el que calcula que nadie se acordará de ellos, se internarán en las montañas a construir un nuevo resguardo.

La Iglesia trata de concertar posible diálogo Farc-Eln

Desde la sede de la Diócesis de Arauca, el obispo de este departamento, monseñor Carlos Germán Mesa Ruiz, reconoció los acercamientos que la Iglesia ha tenido con las Farc y el Eln en busca del cese de la guerra.

El religioso habló con EL TIEMPO acerca de la tarea que realizan la ONU y el Episcopado para concretar una iniciativa de paz que consignarán en la denominada "Hoja de Ruta". También se refirió a la frustración porque en Cuba, donde el Eln y el Gobierno tienen la mesa de diálogo, la situación de Arauca no ha "calado".

¿Este año han tenido algún contacto directo con las Farc y Eln?

Sí. No hace mucho me reuní por separado con representantes de esos grupos en una zona rural de Arauca y acompañado por varios dirigentes de la región.

¿Y con quiénes se reunió?

Con altos mandos del Eln, que me dijeron que ellos tienen autonomía para negociar y no responden al Coce (Comando Central del Eln). Y con mandos medios de las Farc, que me dijeron que reciben órdenes del Secretariado. Con 'Grannobles' (hermano del 'Mono Jojoy' y jefe de las Farc en Arauca) no me he podido reunir; ojalá la ONU tenga un contacto con ellos para que nos ayuden.

¿Cuál es la propuesta para el Coce y el Secretariado?

Que escojan unos representantes y dialoguen en un sitio determinado, con algunas veedurías, acerca de sus diferencias, así como en Cuba dialogan el Gobierno y el Eln.

¿Y el tema se ha tocado en Cuba?

Claro, en las agendas de trabajo, pero allá no ven que esto sea importante.

La ONU y el Episcopado enviaron delegados para analizar la situación de Arauca. ¿Qué surgió de esa visita?

Esperamos que este mes nos manden una Hoja de
Ruta, una radiografía de la región, muy objetiva y con algunas propuestas para analizar. Ese documento será el fruto de lo que hicieron acá en mayo pasado.

REDACCIÓN NACIONAL