Archivo

Homenaje póstumo recibió primera mujer que logró alcaldía en el departamento del Caquetá

Por culpa de una inundación, el pasado viernes, no pudo recibir el 'Coreguaje de Oro', máxima distinción de la Gobernación del Caquetá.

12 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El premio fue entregado el martes a su familia, en la Catedral de Florencia, donde se cumplieron sus exequias. Era un reconocimiento a su gestión en el colegio de Balsillas, a donde había sido trasladada nueve meses atrás.

Fue en esa vereda donde los soldados Yeimer Alberto Jiménez Rodríguez y Jair Farfán Moore, supuestamente en estado de ebriedad, la mataron junto con otras cinco personas.

Pero Marlene Berrío era mucho más que una rectora. Hace 20 años, en Puerto Rico, esta palmireña fue la primera mujer elegida alcaldesa por voto popular en Caquetá, donde se había radicado desde hacía 32 años.

En Cartagena del Chairá fue rectora del colegio y directora de la Casa de la Cultura y, según dirigentes locales, era cercana al fallecido Hernando Turbay, secuestrado y asesinado por las Farc.

Además de ser reconocida por su trabajo político, Marlene Berrío se destacaba por su liderazgo y su trabajo con comunidades. Fuentes en Florencia aseguran que por eso su voz era oída por diversos sectores sin importar su bandera.

Quizá por su trabajo en comunidades ayer no faltaron comentarios de que su muerte pudo haber sido planeada. Incluso se investiga si uno de los muertos habría tenido anteriormente contacto con los soldados que cometieron el crimen.

El comandante del Ejército, general Mario Montoya, dijo que los soldados no estaban borrachos a las 3:30 de la madrudaga del domingo cuando se pasó revista en su unidad, en la vía a Ssan Vicente, de donde se evadieron entre 4:15 y 4:30 de la madrugada.

Luego llegaron al lugar donde se hacía el bazar y discutieron con un hombre conocido como 'El pavo'. Ahí les dieron cigarrillos y dos copas de aguardiente y les regalaron media botella de ron. Luego mataron a sus tres primeras víctimas. Los militares, que el lunes se declararon culpables, esperan su traslado a una prisión.

Ayer también se cumplieron en Algeciras (Huila) las exequias de las otras cinco víctimas. El pequeño de 12 años que después de la matanza tomó un caballo y cabalgó una hora hasta llegar a donde sus tíos a contarles que habían matado a sus padres y a su hermanito, empezará a recibir hoy ayuda sicológica oficial mientras se define cuál de sus parientes obtiene su custodia.

FLORENCIA (CAQUETÁ)