Archivo

Carretera Bogotá -Villavicencio se convirtió en un trampolín para impulsar la ingeniería colombiana

Así lo explicó José Luis Silva Valencia, presidente de la Sociedad de Ingenieros del Meta (SIM), quien precisó que esta vía es un laboratorio a escala para la ingeniería nacional.

12 de junio 2007 , 12:00 a.m.
Pese a los problemas geológicos que tiene  la carretera  es importante para la ingeniería, la hacen una de las más complicadas del país.

"Ahí tenemos todo tipo de situaciones: fallas geológicas, fallas de estabilidades, túneles, viaductos, túneles falsos, en fin, todo un laboratorio para la ingeniería nacional, en el que el Gobierno Nacional acertó al favorecer a la ingeniería nacional", dijo Silva Valencia.

El presidente de esa agremiación agregó que la capacidad técnica de la ingeniería subió su nivel debido a las grandes complicaciones geológicas que hay en una carretera de 86 kilómetros con una diferencia de altitud de dos mil metros y una topografía muy abrupta.

Es tal la evolución de los trabajos y de la técnica aplicada que, según Silva Valencia, se logró un desarrollo en el tema túneles que antes solo era posible si se importaba la tecnología.

Dos obras realizadas en la vía al Llano merecieron el Premio Nacional de Ingeniería. El túnel de Buenavista de 4,5 kilómetros de longitud y el viaducto de Pipiral con más de 500 metros de extensión.

"Hace 10 años estábamos cerca a Bogotá pero con unos tiempos de recorrido demasiado largos, lo que nos hacía ver como una región marginada de la civilización" dijo Silva.

Los costos

Pero si las obras son motivo de orgullo para los ingenieros, la prinicipal queja de los usuarios de la vía Bogotá-Villavicencio tiene que ver con el precio que pagan por los tres peajes que hay.
Para muchos, pagar $24.000 en tan solo 86 kilómetros por un solo sentido, es demasido costoso.

Consultado sobre el tema, el ingeniero Julián Gómez director de la zona de Buenavista de (Coviandes), explicó que la vía al Llano no se puede comparar con cualquiera de las carreteras del país pues los precios de construcción de las obras son bien diferentes a las otras vías.

Dijo que construir un kilómetro de túnel en una vía como esta vale 70 mil millones de pesos y que en los puentes ese kilómetro vale 40 mil millones de pesos. En cuanto a la vía a cielo abierto, Gómez dijo que el kilómetro alcanza los 5.000 millones de pesos.

No a mulas en festivos

Con el aumento de tráfico por esta carretera tanto de pasajeros como de carga, ahora las autoridades viales tienen en sus manos un problema por resolver.

Se trata de la polémica que se suscitó entre la concesionaria y el Ministerio de Transporte por haber permitido el paso de tractomulas en las horas del día los domingos y festivos, hecho que según Coviandes afecta notablemente la transitabilidad de los vehículos particulares y de pasajeros.

El Gobierno Nacional, con la resolución 005000 de noviembre 12 de 2006 autorizó el tránsito de ese tipo de vehículos durante esos días, sin tener en cuenta que los vehículos públicos y particulares conforman el 70 por ciento del tráfico en la vía.

Ante esa situación la concesionaria Coviandes está pidiendo que se restrinja el tránsito de los vehículos pesados por lo menos en el horario de las 12:00 del mediodía a las ocho de la noche, durante los días domingos y festivos.