Archivo

A indagatoria la ex curadora urbana Brianda Reniz Caballero, que autorizó centro comercial Santa Fe

La Fiscalía le imputa el delito de prevaricato por acción y falsedad, al hallar presuntas irregularidades que Reinz habría cometido al firmar la licencia, al parecer sin cumplir requerimientos de ley.

09 de junio 2007 , 12:00 a.m.

En los últimos meses, un equipo de fiscales e investigadores de la Unidad Nacional Anticorrupción se dio a la tarea de indagar sobre los permisos que se otorgaron para la construcción de este centro comercial, uno de los más grandes de latinoamérica.

El fiscal del caso encontró que la licencia (expedida el 22 de diciembre de 2003) tendría algunas actuaciones contrarias a la ley. Estas, según la investigación, serían violatorias de las normas urbanísticas.

Por estos hechos, Brianda Reniz tendrá que asistir en compañía de su abogado, el próximo 20 de junio, a entregar sus explicaciones en diligencia de indagatoria.

'No sé de qué me acusan'

Al ser consultada, Reniz caballero le dijo a EL TIEMPO que sí recibió citación, pero que no sabía para que caso era. "No sabría qué decir porque no se cuales serían las acusaciones o las razones por las cuales me llama la Fiscalía", dijo la ex funcionaria.

Los investigadores además siguen el rastro de otros funcionarios y particulares que podrían terminar comprometidos con estos hechos.

Otros organismos ya venían adelantando algunas averiguaciones sobre la construcción del centro comercial.

En agosto, el contralor de Bogotá, Óscar González Arana, le pidió al fiscal Mario Iguarán que investigara porqué la entonces curadora número 2 había autorizado la construcción del complejo comercial en la calle 183 con Autopista Norte, sin haber realizado el respectivo estudio que midiera el impacto que causaría en la movilidad del sector.

Ese mismo mes, la Contraloría le envió un control de advertencia al Alcalde Mayor, Luis Eduardo Garzón, en el que mencionaba que Santa Fe podría ser un caso de detrimento contra el patrimonio público de la ciudad.

En el mismo documento se estimó que la construcción de este centro comercial le costaría a la ciudad cerca de 65 mil millones de pesos, pues a pesar de que Pedro Gómez, constructor del proyecto, se comprometió a aportar 7 mil millones para la construcción de un puente vehicular para aliviar los problemas de movilidad, el Distrito tendría que asumir las obras de conectantes y orejas, el mejoramiento de vías alternas, obras de acueducto y alcantarillado, entre otros trabajos.

Sociedad de mejoras también denunció

La Sociedad de Mejoras y Ornato también habló en su momento de algunas irregularidades encontradas en la licencia expedida para construir el centro comercial Santa Fe.

En septiembre de 2006, la sociedad denunció ante la Personería de Bogotá que el complejo comercial ocupó cerca de 9 mil metros cuadrados de zonas de reserva de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, senderos, vallados y vías paralelas e internas de espacio público. También se ha hablado de la forma en que se construyó un piso de oficinas, al parecer sin estar aprobado por la licencia.