Archivo

En Potrerito no hubo combate, el objetivo era aniquilar, dice perito en juicio por caso Jamundí

El último testigo de la Fiscalía en el juicio oral que se adelanta por la muerte de diez policías y un informante en Jamundí (Valle) dio sus conclusiones.

07 de junio 2007 , 12:00 a.m.

 "La ausencia de supervivientes, la precisión y contundencia de la acción, la planeación sugerida por los elementos hallados en la escena y la escenificación o manipulación, son discordantes con una conducta habitual de un combate".

El experto en análisis de escena y comportamiento criminal, Javier Rojas Gómez, dio luces de lo que sucedió el 22 de mayo de 2006 y que hoy mantiene privados de su libertad a 15 militares del batallón de Alta Montaña número 3.

Dijo que al analizar la evidencia en la escena donde ocurrieron las muertes se encontró que se trató de un ataque relámpago que minimizó la reacción de los diez policías muertos y el civil, porque el objetivo era aniquilarlos.

En términos de probabilidad, "existió un exceso de energía en esta fase que implica un objetivo de aniquilación más que de inutilización o control", expresó el perito.

Durante al audiencia, explicó que el nivel de riesgo de los policías era alto, por su trabajo, pero a pesar de la cantidad de armas y munición con que contaban no hay muestra, en la escena de los hechos, que éstos hallan tenido un aprestamiento para defenderse o para atacar.

Dijo también que el poder del fuego del Ejército fue de cuatro veces mayor que la Policía.

 "La concordancia de la maniobra con la 'emboscada en línea' sugiere una planeación previa, con ubicaciones y roles precisos, y los desplazamientos necesarios para completar el movimiento envolvente, minimizando los daños potenciales a la fuerza que ataca", dijo Rojas.

Por ello, continuó el experto,"no es fácil explicar la ausencia de lesiones y bajas en el Ejército de haber sido este grupo el sorprendido y atacado". Asimismo, "La ausencia de sobrevivientes debe responder a algún requerimiento de la planeación". Las modificaciones o manipulación de la escena no fueron fortuitas, dijo el testigo.

La audiencia continuará el próximo miércoles, cuando se adelantará el contrainterrogatorio por parte de la defensa de los 15 militares investigados.