Archivo

Intensa agenda de Álvaro Uribe en Washington no se concreta en apoyo demócrata al TLC

Los refranes que el Presidente expresó en la mañana a los periodistas en los corredores parecían revelar su estado de ánimo.

07 de junio 2007 , 12:00 a.m.

"La constancia vence lo que la dicha no alcanza", dijo el mandatario cuando quiso expresar su opinión alrededor del riesgo que no se apruebe el TLC con E.U..

Cuando se le indagó por la suerte del Plan Colombia y en el sentido de que este se reduciría de manera sustancial (los demócratas han anunciado que le quitarán al menos el 10 por ciento al total y un 30 por ciento al componente militar) dijo: "A caballo regalado no se le mira el colmillo".

También acompañó esas frases con otra cita del libertador Simón Bolívar. "Dios concede la victoria solo a la constancia", dijo.
Entre las reuniones más importantes que tuvo el Presidente se destaca una con la bancada negra, otra con los hispanos, y una más con los llamado "perros azules" que son demócratas muy celosos del gasto fiscal americano y con los lideres de la Cámara que definen tanto los asuntos del TLC, como el Plan Colombia: los representantes Charles Rangel y Nita Lowey.

El presidente trajo a su Ministra de Cultura a este recorrido, una mujer afrodescendiente y la presentó como cumplimiento de uno de los compromisos que adquirió con este Congreso recientemente.

"El país no está en un paraíso, es cierto, el país no está en un punto ideal pero ha progresado mucho", dijo Uribe.

A pesar del difícil momento en las relaciones la delegación colombiana mantenía su optimismo. Uno de los más optimistas era el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, quien ayer les dijo a los periodistas que esta seguro de que el TLC será aprobado y ratificado este mismo año por los dos congresos.

También estaban muy optimistas los congresistas Gabriel Zapata Correo, de Alas Equipo Colombia, y Claudia Castellanos de Cambio Radical quienes comentaron que están seguros también, como lo había dicho Villegas de que el TLC será aprobado después de septiembre próximo.

El canciller Fernando Araujo, quien acompañó al Presidente a una de sus reuniones, desvirtuó, con documento en mano, la afirmación de los demócratas, según la cual los sindicalistas son las mayores víctimas de la violencia en Colombia. Según Araújo, las mayores cifras de homicidio las han soportado en los últimos tiempos en Colombia los desempleados y los trabajadores independientes.

La embajadora de Colombia en Washington, Carolina Barco, por su parte, hizo unas cuentas muy particulares y cree que el recorte anunciado al Plan Colombia por los demócratas todavía es un borrador y se tendrá que esperar unos días más para conocer cuál será el recorte definitivo.

Hay que destacar dos cosas mas, mientras el presidente Uribe se reunía con la bancada negra en otra ala del Capitolio varias ONG hicieron una rueda de prensa para revelar que en Colombia las cifras no son las que dice el presidente Uribe sino las que ellos han recopilado.

Por ejemplo Latin American Working Group, Federación Americana de Trabajadores, y Washington Office on Latin America aseguran que en Colombia en el 2005 se fumigaron 350 mil acres de cultivos ilícitos y que en el mismo año hubo un incremento del 8 por ciento en las áreas de los cultivos.

También dijeron estas organizaciones que el promedio del gramo de cocaína bajó, lo que hace suponer un gran aumento de la oferta de la droga en los E.U.. Ademas señalaron que el numero de desplazados en Colombia llega a 3.8 millones de personas.
Al terminar la tarde el presidente Uribe lucía apesadumbrado, pero no vencido.

La jornada había sido larga y difícil. Durante nueve horas en el Capitolio de Washington, Uribe habló con cerca de 50 congresistas de ambos partidos, para pedirles consideración con dos proyectos prioritarios de su gobierno: El Plan Colombia y el Tratado de Libre Comercio.

Y aunque las respuestas de los líderes del Congreso a sus peticiones, sobre todo de los demócratas, no fueron las que él esperaba, Uribe parecía un guerrero obstinado que en medio de la adversidad se negaba a perder la batalla.

Reconocimiento a Federacafé

Los 80 años de la Federación de Cafeteros merecieron un reconocimiento en el Senado de E.U..

La iniciativa fue del senador demócrata Patrick Leahy, quien intervino en la corporación y destacó que el trabajo de la entidad ha permitido beneficiar a 566 mil familias productoras.

"En un país donde todos han sido afectados por el conflicto y la desestabilización económica y social causada por este, la Federación se ha enfocado en apoyar los temas sociales de la vida de los caficultores", destacó.

EDULFO PEÑA
ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON.