Archivo

Los argumentos del Tribunal Militar para que se cayera el juicio de la guaca

El ente tuvo en cuenta el concepto de la Procuraduría sobre las irregularidades que se presentaron en la audiencia pública, desde el día en que inicio, hasta el día en que se dictó la sentencia.

07 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Entre los puntos que llevaron a decretar la nulidad del juicio hay cinco en particular:
1. Nunca se calculó el monto real de la plata:
Según el Tribunal, la cuantía para declarar el delito de peculado por apropiación se basó en la sumatoria del dinero que los soldados devolvieron y otro que se recuperó. Este dinero estaba en manos de un número reducido de sindicados, que en total era de 147.

 El valor total que se tuvo en cuenta fue de 2.048.950.806 millones de pesos. Y pese a que muchos declararon no haber recibido un solo peso, el juez consideró que todos habían participado del delito. "No se estableció con la claridad y precisión que demanda esta decisión, sino a través de una motivación defectuosa y precaria ... impidió fijar con nitidez los contornos del juicio y de la sentencia...". Esto según el Tribunal afectó el debido proceso.
Al monto de más de 2 mil millones que se recuperaron, el juez nunca sumó otros valores declarados por los soldados, como el de 75 millones que le costó la camioneta Ford Explorer al soldado Carlos Hernández, o el millón 500 del equipo de sonido del soldado Freddy Rojas; sin contar los 3 millones que consumió en licor.
Para el Tribunal, la ambigüedad suscitada al concretar el monto real, impidió a los defensores desentrañar el verdadero alcance de la imputación e incidió en la orientación de la sentencia.

2. No hubo acompañamiento a algunos de los soldados, por parte de su abogado defensor:
Para el Tribunal, cada soldado debió haber estado acompañado de su abogado defensor desde el principio hasta el final del juicio, sin embargo, en algunos casos, pese a que por razones mayores los abogados no pudieron estar, el juicio continuó y no hubo acompañamiento.


3. Se juzgó a soldados que ya estaban muertos, como reos ausentes:
El Tribunal considera que pudo conducir al desacierto, condenar a personas fallecidas, como en el caso del soldado Juan Alberto Puerto Castro, y al parecer del soldado Carlos Sanpedro Hernández. En estos casos, el ente considera que las situaciones debieron aclararse antes de la etapa de juicio, más teniendo en cuenta que se trataba de sindicados ausentes.

4. El juez no desplegó su iniciativa para buscar testigos requeridos por los sujetos procesales:
El Tribunal señala que el juez, no desplegó su iniciativa para ubicar a los testigos requeridos por los sujetos procesales y procurar su comparecencia oportuna en el juicio. "...no podía actuar  como simple árbitro regulador de meras formalidades, sino participar de manera proactiva, al igual que la Fiscalía, durante los interrogatorios, para contribuir a establecer la verdad material..", señala el Tribunal.

5. No resolvió la solicitud de declaratoria de inimputabilidad del soldado Jhon Jairo Herrera:
Sobre este caso señala que nunca estableció la condición mental de dos soldados, y tampoco resolvió la solicitud de declaratoria de inimputabilidad formulada en este mismo sentido por el defensor del soldado Jhon Jairo Herrera Prada, caso sobre el que no se pronunció en la sentencia ni hizo preguntas al indagado.