Archivo

Protesta en el Concejo por tarifa comercial aplicada a iglesias católicas y no católicas

Le pidieron a la Superintendencia de Servicios Públicos que revise estas tarifas porque Emca-li se ha negado a aplicar una tarifa especial.

06 de junio 2007 , 12:00 a.m.

 Lo que se plantea en el Concejo es que las iglesias cristianas y no cristianas sean cobijadas con una tarifa especial acorde a los preceptos de la misma Superintendencia Nacional de Servicios Públicos Domiciliarios.

 "Aunque la petición se hizo ante las Empresas Municipales de Cali para beneficios de todas las iglesias de la capital del Valle, la entidad contestó positivamente la carta, pero no le dio aplicabi-lidad, razón por la cual dirigí la comunicación a la propia Superintendencia que dio una respuesta favorable", dijo el primer vicepresidente del Concejo de Cali, José Fernando Gil.

Según Gil, Emcali factura los servicios públicos domiciliarios bajo la modalidad de residencia y no residencial basados en una Resolución de 1997 que clasifica a las iglesias católicas y no católicas  con tarifa comercial.

"Teniendo como base el concepto 121 del 2005, emanado de la propia Superintendencia, las diócesis y las parroquias no se clasifican ni como usuarios residenciales, ni como usuarios comer-ciales e industriales, por lo cual no son sujetos del factor de contribución", señala Gil.

Según la normatividad, consagrada en el artículo 89.1 de la Ley 142 de 1994 y el artículo quinto de la Ley 286 de 1996, las iglesias tampoco son beneficiarias de los subsidios al consumo de sub-sistencia que beneficia a los estratos 1, 2, y 3.

Gil se reunió  en Bogotá el delegado de energía y gas de la Superintendencia, David Riaño; con la directora técnica de Energía, Jenny Rodríguez;  con el delegado de Acueducto y Alcantarillado, Diego Castillo; con la delegada de Telecomunicaciones, Gloria Patricia Cisneros, y con el  asesor delegado del despacho de la Superintendencia, Luis Olec.

El concejo dijo que se dejó en claro la necesidad de que sea Emcali la que de aplicabilidad a lo expuesto por la Superintendencia a través del concepto 121 de 2005. Gil solicitó que, a través de la Superintendente Evamaría Uribe, se de la orden al agente interventor de Emcali, Eduardo José Victoria, para que desmonte la tarifa comercial de acueducto, alcantarillado, energía y telé-fonos  impuesta a las iglesias.