Archivo

La educación en relación con la juventud, en el proyecto Cali como vamos

Jóvenes de 15 a 19 años interrumpen su ciclo normal de vida dejando aun lado su carrera educativa y se dedican a otros oficios, esta es una de los grandes problemas.

06 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Este es un programa ciudadano impulsado por las Cámaras de Comercio de Cali y Bogotá que tiene como objetivo evaluar los cambios en la calidad de vida de los caleños, este foro tuvo lugar en la Cámara de Comercio de Cali el 5 de junio.

El presente estudio ha buscado conocer de fondo las desigualdades que existen en la ciudad, de tal forma podemos darnos cuenta que la comuna 14 tiene un índice porcentual de población afrodescendiente del 51,2 por ciento y solamente el 0,1 porciento tiene una maestría y un doctorado, el 1,2 por ciento tiene una tecnología es alarmante.

Si detallamos la comuna 19 hay mayor porcentaje de población afrocolombiana el 69 porciento tiene maestría y doctorado, el 30,6 porciento es profesional y el 7,2 por ciento tiene un estudio tecnológico, así se puede ver que las desigualdades étnicos en la ciudad son fuertes en el caso de marginalidad, pobreza, vulnerabilidad y pertenencia racial

Hay un alto índice de mortalidad y esto se ve reflejado en  la población pobre, ya que no es raro ver familias numerosas y de estrato 1 y 2 con grados de analfebismo ya que son personas que escasamente hacen una primaria básica y por falta de recursos económicos no puede realizar estudios secundarios.

 Carlos Zorro Sánchez, especializado en Economía del Desarrollo de la Universidad de Paris y abogado de la Universidad Pontificia Javeriana de Bogotá expresó:  'Se ha realizado un trabajo investigativo con jóvenes de Bogotá y se pudo concluir que los jóvenes de ahora al no poder acceder a un estudio se dedican a trabajar para ayudar al sustento diario, algunos corren con menos suerte y deciden delinquir porque no encuentran oportunidades de empleo'.

Otro tema a tratar fue el problema de los desplazados, se van muchas personas al exterior y llegan personas humildes a refugiarse en las grandes ciudades.

Es necesario trabajar con la familia, las instituciones y prestársele atención a la juventud rebelde, ya que la falta de carencias hacen que los jóvenes formen parte de pandillas.