Archivo

Paramilitares financian a seguidores para acallar las manifestaciones de sus víctimas

Con vallenatos, seguidores de 'El Alemán' trataron de opacar a los asistentes a versión libre, mientras los de Hernan Giraldo intentaron colarse en las audiencias haciéndose pasar por afectados.

05 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Paradójicamente en las dos versiones libres de paramilitares que se realizaron ayer ante los fiscales de Justicia y Paz en Barranquilla y Medellín hubo más acción por fuera, que en las salas de audiencias donde estos daban sus declaraciones.

Poco sorprendieron las confesiones de Hernán Giraldo ex jefe del 'bloque Resistencia Tayrona' y de Freddy Rendón 'El Alemán' del 'Elmer Cárdenas' de las autodefensas.

En la capital antioqueña desde que aclaró el día llegaron buses con 350 simpatizantes de Rendón, que formaron una calle de honor y arrojaron claveles blancos y rojos sobre la caravana del Inpec que lo transportaba.

Luego, instalaron pasacalles con mensajes de aliento y con megáfonos y cánticos de vallenatos y papayera intentaron acallar a las cerca de 60 víctimas que asistieron. Organismos de Derechos Humanos le endilgan al jefe 'para' la muerte de más de 800 civiles y más de 7.000 desplazados.

En Barranquilla el panorama no fue diferente. La primera impresión que causaban los casi 600 campesinos e indígenas que se apostaron a esperar la llegada de Giraldo era que se trataba de víctimas de la Sierra Nevada de Santa Marta donde operó este hombre. Pero cuando se leían detenidamente los carteles que portaban, la sensación era de perplejidad, pues todos traían leyendas de apoyo al cuestionado 'para', condenado a 20 años de cárcel.

"Ni siquiera sabía que nosotros veníamos para acá, esto para él (Giraldo) es una sorpresa", dijo un simpatizante.

Sin embargo, en cuanto Giraldo se bajó de la tanqueta del Esmad en la que lo trasladaron a la diligencia, levantó su mano izquierda y saludó a la gente que lo vitoreaba.

Un líder indígena, que solicitó el anonimato, declaró que desde la Sierra se movilizaron en 15 buses, y que los gastos de transporte y permanencia en la ciudad lo costearon con recursos propios y de las acciones comunales de la zona; pero Alfonso Vacuna, líder kogui de la vereda Don Diego, aseguró que los gastos del desplazamiento de su tribu corrieron a cargo de un yerno de Hernán Giraldo.

Sigue impacto 'para' en Urabá

De acuerdo con Óscar Hernández, director de la fundación Semillas de Urabá, la caravana que apoyó a 'El Alemán' también fue espontánea.

Pero el politólogo Alexánder Reina, asegura que detrás de estas expresiones habría un interés por demostrar ante la opinión pública que el paramilitarismo fue un movimiento con base social y eclipsar la voz de las miles de personas que lo sufrieron.

De esta forma quieren darle una legitimidad política que es importante a la hora de juzgar las atrocidades y presuntos vínculos con el narcotráfico.

De hecho, además de Semillas, en Urabá hay varias ONG cercanas a los 'paras' y, sigue el poder de estos grupos.

Un informe de inteligencia militar conocido por EL TIEMPO menciona que alias 'Mario', sobrino de Rendón estaría detrás del rearme del grupo Renacer y que su tío le da apoyo militar y económico. Mario además, se habría reunido con alcaldes de la zona entre el 15 y 17 de marzo pasados.

Un asesinato, la única confesión

El homicidio en noviembre de 2.000 del alcalde de Unguía (Chocó), Rigoberto Castro, fue el único crimen que confesó ayer 'El Alemán'. Sobre empresas que lo financiaron, mencionó a Triplex Pizano y Maderas del Darién.

Estas, aseguró, les entregaban a los 'paras' el 3 por ciento del valor de cada árbol de madera ordinaria en pie y el 5 por ciento de la madera fina.

Dijo que personajes como Jaime Sierra e Irven Bernal eran 'honorables empresarios" que se beneficiaron de sus acciones. Y contradijo a Salvatore Mancuso pues aseguró que el general Martín Orlando Carreño no ayudó a los 'paras' y que en su bloque no hizo pactos con la fuerza pública.

Hernán Giraldo, por su parte, contó su llegada en 1.969 a la Sierra Nevada y negó haber participado en las masacres de Honduras y La Negra (Urabá), por las cuales fue condenado.

MEDELLÍN Y BARRANQUILLA