Archivo

Este lunes comienzan audiencias orales en Corte de La Haya por litigio entre Colombia y Nicaragua

Colombia iniciará su alegato, y se tomará entre dos y tres horas, para explicar por qué la Corte no es competente para abrir un proceso por la demanda nicaragüense.

03 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Ese es el punto central de este 'round' con Nicaragua, pues lo que está en juego en esta fase es la posibilidad de frenar en seco la demanda, sin necesidad de que la Corte entre a estudiarla en sus detalles. Todo porque Colombia interpuso un recurso denominado excepciones preliminares, que pone a los jueces en la tarea de definir si deben aceptar o rechazar el caso.

Los alegatos orales solo durarán esta semana y luego no hay un plazo para conocer el fallo. Se cree que este podría producirse a finales de este año. En todo caso, si la tesis de Colombia gana no habrá necesidad de continuar con el proceso, pero si la Corte admite la demanda se abrirá un largo camino que puede tardarse por lo menos dos años más.

La estrategia 'nica'

Luego de que Colombia exponga sus argumentos, Nicaragua tendrá su oportunidad de hablar el martes.

Su tesis central, según algunos analistas, girará alrededor del núcleo de la demanda que interpuso el 6 de diciembre del 2001 ante la Corte alegando la invalidez del tratado Bárcenas Meneses-Esguerra, de 1928, en el que Nicaragua reconoce la soberanía colombiana sobre San Andrés.

El origen de la reclamación se remonta al 4 de febrero de 1980, cuando la Junta de Reconstrucción de Nicaragua (integrada por Violeta Barrios, Sergio Ramírez, Alfonso Robelo, Moisés Hasan y Daniel Ortega), que asumió el poder tras la caída del presidente Anastasio Somoza, declaró la "nulidad e invalidez" del tratado.

Nicaragua arguye en su demanda que ese acuerdo, que fijó como límite marítimo el meridiano 82, "le fue impuesto" y que su ratificación "igualmente obedeció a razones de fuerza", ya que ambos actos fueron efectuados "bajo la ocupación política y militar de Nicaragua por parte de Estados Unidos".

Su alegato advierte que solo el 19 de julio de 1979 (fecha en que el sandinismo llegó al poder) ese país "recobró su soberanía".

La intención de Nicaragua al interponer la demanda en La Haya era empezar a discutir de fondo el contenido del tratado, pero Colombia presentó el recurso de las excepciones preliminares el 21 de julio del 2003, lo que puso a Nicaragua en la necesidad de argumentar por qué la Corte sí es competente para estudiar el acuerdo limítrofe.

Ese país sostiene que el tribunal sí debe admitir la demanda porque su competencia fue aceptada por Colombia en el Pacto de Bogotá de 1948 (un tratado que impulsa las soluciones pacíficas para resolver las controversias entre las naciones americanas).
Así mismo, alega que existen declaraciones de aceptación de la jurisdicción obligatoria del tribunal de La Haya formuladas por Nicaragua en 1929 y por Colombia en 1937.

La defensa colombiana

Colombia en cambio considera que "por ninguna de estas dos vías la Corte tiene competencia para conocer de la demanda", dice un experto.

Y explica que "en relación con el Pacto de Bogotá, dado que el Tratado Bárcenas Meneses-Esguerra resolvió (de manera pacífica) todos los asuntos a los que se refiere la demanda de Nicaragua, la Corte carece de competencia para conocer este asunto".

Además, se prevé que la defensa colombiana recordará que cuando Nicaragua presentó su demanda, el 6 de diciembre de 2001, Colombia ya había renunciado a la jurisdicción de ese tribunal (lo hizo un día antes) y que en consecuencia la Nación no se encuentra obligada a acatar sus fallos.

Hasta el momento, Colombia no ha renovado esa declaración.

Por lo anterior, durante los cuatro días de audiencias Colombia solo se limitará a exponer por qué no acepta la competencia de la Corte y evitará entrar a hacer consideraciones de fondo sobre la controversia del tratado, para no caer en beneficio de la estrategia nicaragüense que, en sus alegatos, sí abordará los asuntos de fondo de ese acuerdo. El 'round' apenas comienza.

Así serán los turnos para los defensores de ambos países

Colombia

El primero en abrir este lunes su maletín con argumentos jurídicos en la Corte será el 'agente especial' (vocero) y ex canciller Julio Londoño, que hará la sustentación central. El coagente es el ex canciller Guillermo Fernández de Soto.

Luego hablarán Prosper Weil, Sir Arthur Watts y Stephen Schwebel, los asesores externos. El miércoles se rebatirán argumentos.

Nicaragua

El martes, el 'agente especial' de Nicaragua, Carlos Argüello Gómez, realizará su exposición central. Argüello es un especialista en Derecho del Mar.

Él hace parte de un equipo de juristas que ha sido impulsado desde hace más de 25 años por Daniel Ortega, actual presidente de Nicaragua.

El papel de Ortega ha sido clave en las pretensiones nicaragüenses, pues ha logrado consolidar un consenso político en su país en torno a este tema.

La alineación colombiana

La defensa del país está en manos de tres grupos que asesoran al agente (vocero oficial) el ex canciller Julio Londoño Paredes y al coagente, también ex canciller, Guillermo Fernández de Soto. En el equipo hay un ex presidente de la Corte, un ex secretario general del tribunal y dos litigantes experimentados ante el mismo:

  • El equipo de la Cancillería Andelfo García González, Sonia Pereira Portilla, Juan José Quintana, Mirza Gnecco Plá, Julián Guerrero Orozco y Andrea Jiménez Herrera. Todos son funcionarios de la Cancillería en diversas delegaciones.
  • Los asesores nacionlaes Diego Uribe Vargas, Rafael Nieto Navia, Marco Gerardo Monroy Cabra, Enrique Gaviria Liévano, Juan Carlos Galindo Vacha, Álvaro Tirado Mejía, y Ricardo Vargas Taylor.
  • Expertos internacionales Stephen Schwebel, ex presidente de la Corte de La Haya; Sir Arthur Watts y Prosper Weil, litigantes ante esa Corte, y Eduardo Valencia Ospina, que fue secretario general del tribunal por 16 años.

¿Qué puede pasar en la Corte?

  • Que la Corte admita que no es competente para dar inicio a un proceso sobre la vigencia del Tratado Bárcenas-Esguerra, de 1928, que delimita las áreas marítimas con Nicaragua. Esa decisión significa que la controversia jurídica llega a su fin, sin ninguna otra consideración en el tribunal. Este escenario ratificaría lo que siempre ha dicho Colombia y pondría en aprietos a Nicaragua que ha presentado esta Corte como la instancia ideal para resolver sus aspiraciones.
  • Otra probabilidad es que la Corte podría no resolver de entrada el asunto de su competencia para conocer la demanda nicaragüense y asumir de manera paralela el examen del contenido. Por esta vía, la Corte atendería de manera simultánea los requerimientos de los dos países. Y podría, al final, decidir que no es competente o que la demanda nicaragüense no tiene fundamento. Cualquiera de las dos.
  • Si la Corte admite que sí tiene competencia para estudiar el caso, se abrirá un escenario jurídico de mayor cuidado para Colombia. Este escenario implica que se perdió la batalla en el tribunal sobre su competencia , pero no significa que la Corte vaya a darle la razón a Nicaragua en sus pretensiones sobre San Andrés. En todo caso, expertos señalan que aún en este caso los tratados limítrofes de Colombia no ponen en riesgo a San Andrés y Providencia.

El archipiélago es de Colombia desde 1803

  • En 1803 la Real Orden segregó el Archipiélago de San Andrés y adscribió este territorio insular al Virreinato de Santa Fe. Desde ese momento Colombia ha tenido plena soberanía y control de estas islas en el mar Caribe.
  • En 1913 Nicaragua expresa por primera vez su pretensión sobre el archipiélago. El caso se resuelve en 1928 cuando ambos países firman el tratado Bárcenas-Esguerra, que ratifica la soberanía colombiana sobre San Andrés.
  • El 4 de febrero de 1980 la Junta Sandinista de Reconstrucción Nacional de Nicaragua hizo público su interés en demandar a Colombia para reclamar el archipiélago. Su actitud desconoce de manera unilateral el tratado Esguerra-Bárcenas y desde entonces el tema genera roces.
  • El 6 de diciembre del 2001, el gobierno de Nicaragua presentó la demanda por la soberanía del Archipiélago de San Andrés, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya y pidió establecer nuevos límites con Colombia. Un día antes, Colombia había renunciado a la jurisdicción de ese tribunal.

CON EL APOYO DE PATRICIA SALAZAR, CORRESPONSAL DE EL TIEMPO EN ALEMANIA