Archivo

Ya son 169 mil personas, de 24 departamentos, las afectadas por la temporada invernal en Colombia

Según la oficina de Socorro Nacional de la Cruz Roja, en los últimos tres meses del año han muerto 51 personas y 91 han quedado heridas.

01 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Las regiones más golpeadas han sido La Guajira, donde fue declarada la alerta naranja; Chocó, Cesar, Bolívar, Santander, Valle, Tolima, Antioquia y Sucre.

En está última han sufrido especialmente las zonas de La Mojana, Majagual y Guaranda, en las que hay 700 familias damnificadas, cultivos destruidos e infraestructuras de servicios públicos averidas.

En Majagual, hasta los pasillos del hospital local están inundados por el caudal del río Cauca, lo que obligó a la reubicación de los pacientes internados en clínicas privadas de localidades cercanas. Otros están siendo atendidos en sus casas. Allí el río continúa en aumento, lo que según sus pobladores anuncia una tragedia sin precedentes. La Alcaldía declaró la emergencia sanitaria. La Gobernación prometió un giro de 100 millones de pesos y la entrega de más de 1.000 mercados y sacos plásticos.

En La Guajira  hay emergencias en Maicao y Riohacha. En el primero, la creciente de los arroyos Majupay y El Parrantial  tienen 30 barrios inundados, según advirtió Hernando Gómez Ricciulli, director del Comité Regional de Prevención y Atención de Desastres (Crepad). Hasta ayer, habían sido contabilizadas 865 familias afectadas y unas 30 viviendas destruidas.  Los sectores más críticos son Majupay, Parrantial, La Concepción, Colombia Libre, Santo Domingo y Villa Amelia, donde las aguas alcanzan niveles de hasta un metro.

En la zona rural de Riohacha y Manaure, la situación es muy similar. Cerca de 30 comunidades aledañas al río Ranchería están nuevamente con el 'agua al cuello', tal como ocurrió hace un mes, cuando el caudal se desbordó, anegó viviendas y se llevó enseres y animales.

Gómez Ricciulli indicó que la creciente mantiene aisladas a poblaciones como Mamonal, Toroki, Mantekai, El Pasito y Cangrejito, en Riohacha; y  Pancho, La Flor del Olivo, Santa Cruz y Totopano, en Manaure.

"La tragedia no es solo ahora. Hay que diseñar un trabajo adecuado para cuando el nivel de las aguas baje, esto para evitar la proliferación de mosquitos y roedores que podrían afectar aún más la salud de la comunidad", explicó Carlos Iván Márquez, director de área del Socorro Nacional de la Cruz Roja, que ha invertido cerca de 250 millones de pesos y el trabajo de 500 voluntarios para mitigar la crisis de las últimas 12 semanas en todo el país.

Para esta oficina, con respecto a la situación vivida el año pasado, la temporada ha dejado un diagnóstico alentador en lo relacionado con el número de víctimas, que se redujo más de la mitad. En el 2006, por esta época, ya habían muerto 112 personas.

"Esto nos está indicando, muy posiblemente, que el trabajo de los Comités Locales es muy positivo y que la gente es más consciente del peligro y de los problemas que trae vivir en zonas de riesgo", agregó Márquez.

Sin embargo, el 2007 ha sido peor en lo relacionado con el número de personas afectadas, porque aumentaron en 42 mil personas con respecto al 2006. Los deslizamientos de las últimas cuatro semanas en Antioquia y Tolima también dispararon la cifra de viviendas dañadas, que pasaron de 1.163 en el 2006 a 3.227 este año.

"Los municipios deben darle mucha importancia a la gestión del riesgo, es decir, a la reducción de la vulnerabilidad, trabajo que no puede parar para que las emergencias no se repitan. El comportamiento del sistema de lluvias es muy similar año a año y por eso es necesario activar siempre el sistema de alertas tempranas, que le permiten a las personas evacuar a tiempo, salir de las zonas peligrosas", explicó Márquez, quien reconoció que en algunos departamentos el clima ha cambiado por los efectos del cambio climático.

"Eventos como las inundaciones en La Guajira, por el desbordamiento del río Ranchería, y el aumento de las lluvias en Antioquia, que causó problemas en Tarazá,  no son normales, por eso la prevención se debe mantener y debe involucrar todos los estamentos, desde la empresa privada hasta las mismas personas en el hogar, que además deben interesarse por el cuidado del medio ambiente", agregó el funcionario de la entidad de socorro.

REDACCIÓN NACIONAL