Archivo

Avanzan audiencias al 'cartel de enfermos mentales' en Sucre

Exsecretarios de salud del departamento responden ante la Fiscalía,

notitle
09 de marzo 2017 , 05:52 p.m.

Dos días cumplen las audiencias de imputación de cargos a los seis detenidos por el ‘cartel de enfermos mentales’, que quedó al descubierto en Sucre luego de la auditoria que adelantó la Contraloría el año pasado y cuyos hallazgos fueron remitidos al Fiscal General de la Nación.

Jorge Madera, Efraín Suárez Arrieta y Nayibe Padilla Villa son los exsecretarios de salud departamentales contra quienes la Fiscalía emitió órdenes de captura, haciéndose posible dos de ellas y quedando pendiente la de Padilla, quien al parecer está de viaje, pues disfruta de sus vacaciones.

El CTI de la Fiscalía capturó también a Ronaldo Herazo, contador personal del exgobernador de Sucre, Julio Cesar Guerra Tulena; a Samir Gregorio Serpa Serpa, funcionario público activo y líder actual del Programa de Auditoría de la Secretaría de Salud de Sucre; a Ernesto Bladimir Gonzañez Ospino, dueño de las fundaciones Nuevo Amanecer, en Sincelejo y Corozal; y Luis Alberto Fadul Díaz, representante legal de la Fundación Nuevo Ser.

Todos sindicados de peculado, prevaricato por acción, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito

Las capturas estarían relacionadas, al parecer, con las investigaciones que se adelantan sobre el cartel de los falsos enfermos mentales, a quienes se les realizaron tratamientos durante la pasada administración del exgobernador Julio Guerra Tulena y cuyos pagos se realizaron, de 2012 a 2015 a través de la Secretaría de Salud de Sucre, a las IPS Clínica Nuevos Amaneceres y Fundación Nuevo Ser, por un monto que asciende a cinco mil millones de pesos.

Cabe destacar, que los galenos que aparecen como quienes autorizaban los tratamientos médicos señalaron a las autoridades que ellos no tienen contrato vigente con ninguna de las IPS investigadas y beneficiadas con los pagos.

Además, los sellos usados no correspondían a los profesionales médicos. Se estableció que a todos los pacientes se les ordenaba el mismo tratamiento, medicamentos y se registraba la misma evolución.

LUZ VICTORIA MARTÍNEZ
Especial para EL TIEMPO
SINCELEJO