Archivo

Capturan al segundo cabecilla de 'Los chatas', en Medellín

Alias 'Reblujo' coordinaba la extorsión y el desplazamiento forzado en el valle de Aburrá

notitle
09 de marzo 2017 , 12:45 a.m.

El segundo cabecilla de la organización delincuencial ‘Los chatas’, Braimer Darío Muñoz Rivera ‘Reblujo’, fue capturado tras un operativo conjunto entre Fiscalía, la Policía y Ejército.

El capturado, según el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, era el hombre de confianza de alias ‘Tom Chata’, “el cabecilla criminal más buscado en el área metropolitana y en Colombia, perseguido además por la justicia de Estados Unidos”.

El país norteamericano tiene sobre ‘Tom Chata’ una recompensa de 2 millones de dólares.

Según las autoridades, ‘Los Chatas’ eran una de las bandas criminales que planeaban atentar con la directora de Fiscalías de Medellín, Claudia Carrasquilla.

“Estas estructuras criminales no solo la amenazan a ella, sino a toda la ciudadanía, a toda el área metropolitana, a todo Medellín, con el afán de controlar territorios y rentas criminales”, manifestó Gutiérrez.’

La captura de ‘Reblujo’, de 30 años, se produjo en la Loma de Los Bernal, suroccidente de Medellín. El capturado llevaba 17 años al servicio de la banda delincuencial.

“Este delincuente tenía orden de captura por concierto para delinquir y desplazamiento forzado. También era requerido por un fiscal especializado de la Unidad Nacional contra el Crimen Organizado y tenía circular azul de Interpol”, agregó el comandante de la Policía Metropolitana, General Óscar Gómez.

Además, estaría a cargo de las extorsiones y desplazamientos forzados, apropiándose de inmuebles con documentos falsos en los municipios de Bello, Copacabana, Girardota, y Barbosa en Antioquia, donde además mantendría pequeños laboratorios para el procesamiento de cocaína según Policía Metropolitana.

“Actualmente estaría extendiendo su accionar delincuencial, específicamente el microtráfico en los barrios Trinidad, Belén Aguas Frías y el corregimiento Altavista de Medellín”, agregó el uniformado.

MEDELLÍN