Archivo

Amazon quiere enviar paquetes a la luna en el 2020

El proyecto busca facilitar un "futuro asentamiento humano" en el satélite natural de la Tierra.

notitle
07 de marzo 2017 , 04:13 p.m.

El servicio de entregas de la compañía de comercio electrónico Amazon llegaría hasta la luna desde mediados del 2020. Así lo dio a conocer su propietario Jeff Bezos, que también es dueño de la compañía aeroespacial Blue Origin, con el propósito de establecer la entrega del “equipo necesario para permitir el futuro asentamiento humano” en ese lugar.

"Es hora de que Estados Unidos regrese a la luna esta vez para quedarse", le dijo Bezos al periódico 'The Washington Post', que también es de su propiedad. Mientras tanto, Blue Origin ha entregado un libro de siete páginas a la NASA y al equipo que asesora a Donald Trump, presidente de EE. UU., que describe cómo desarrollaría el servicio de entrega propuesto e invitando al gobierno de Estados Unidos a “incentivar al sector privado para un lograr un servicio comercial de entrega de carga lunar”.

En ese documento la compañía estaría manifestando su interés en desarrollar una nave espacial lunar que aterrice cerca del cráter Shackleton en el polo sur, donde han sido detectadas moléculas de agua y caen rayos del Sol, lo que permitiría producir energía solar.

Bezos afirmó que está dispuesto a invertir su dinero en este proyecto y espera que Trump enfoque esfuerzos espaciales hacia la Luna durante su administración. El mandatario anterior, Barack Obama, se opuso abiertamente a cualquier misión lunar y en el 2010 dijo: “Ya hemos estado allí antes”, en referencia al programa de misiones Apolo, que llevó por primera vez un hombre a la superficie lunar en 1969.

Este anuncio de Amazon coincide con el de la compañía espacial SpaceX, que recientemente dio a conocer su plan para llevar dos turistas a la Luna a finales de 2018. La apuesta es que estas dos personas puedan rozar la Luna sin aterrizar en su superficie.

Jeff Bezos, también dueño de la compañía aeroespacial Blue Origin. Crédito: REUTERS

 

TECNÓSFERA