Archivo

Pros y contras del billete de los cinco ceros

El lanzamiento del billete de 100.000 pesos inicia la simplificación. Ya arrancó la presentación.

notitle
30 de marzo 2016 , 08:39 p.m.

Si la idea de quitarle tres ceros a la moneda colombiana, que deambula por los estrados del Congreso desde hace más de 15 años, se hubiera aprobado ya, este jueves en el país no se estaría lanzando la denominación de 100.000, sino la de 100 pesos.

Aún así, el nuevo billete, con la imagen del expresidente Carlos Lleras Restrepo, que presentará el Banco de la República, es el camino de una era distinta para el papel moneda en Colombia. No en vano la pieza que sale al mercado, la primera de una nueva familia de billetes, fue impresa sin los tres ceros.

De acuerdo con las estadísticas del Banco de la República, en febrero de este año, en Colombia circulaban 60,4 billones de pesos correspondientes a 2.440 millones de billetes de distintas denominaciones, cifras que se agrandarían, en 5 billones de pesos y en 50 millones de unidades, tras el lanzamiento de este jueves, si se confirman los estimativos hechos en abril por el gerente del Emisor, José Darío Uribe.

Tales cantidades empezaron desde hace rato a volverse estorbosas, por lo que, precisamente, el proyecto de restar tres ceros se amparó en la idea de la simplificación de la contabilidad y el emparejamiento de Colombia con los estándares monetarios internacionales. De hecho, en los países desarrollados, contra el suceso que este jueves se da en el país, la ruta sigue hacia la desaparición de billetes como el de 500 euros y el de 100 dólares. En el primer caso, fue un estudio concienzudo de la Universidad de Harvard que puso sobre el tapete la necesidad de eliminar el billete más grande de la economía estadounidense. En la eurozona, el Banco Central Europeo hizo lo mismo. (Lea también: El billete que llega a revolucionar la economía colombiana)

Por eso, en Colombia no deja de sonar extraño que se haga una millonaria inversión para emitir los billetes de 100.000 pesos (estimada en 222.000 millones de pesos en el 2010) y luego quitar los tres ceros. Pero el excodirector del Banco de la República Juan Mario Laserna sostiene que no hay ninguna incompatibilidad en este hecho. “Un billete se saca porque el Banco de la República hace estudios que establecen que se necesita de tal o cual denominación”.

El economista explica que hoy un billete de 100.000 equivale a 30 euros, lo que desde el ángulo del poder adquisitivo “no es nada, mientras que hay billetes hasta de 500 euros. Internamente, si fueran 100.000 pesos serían 30 euros, y si se le quitan los 3 ceros seguirían siendo los mismos 30 euros. Luego no hay efecto sobre la economía, pero sí una conveniencia, tanto en la paridad internacional como en la facilidad para el manejo del dinero”.

El presidente de la Asociación Bancaria (Asobancaria), Santiago Castro, ha expuesto argumentos opuestos. “La nueva denominación facilita el transporte de los dineros y fomenta por esta vía la ilegalidad, estimula el uso de efectivo y obstaculiza la inclusión financiera”. (Además: Los billetes de más alta denominación que circulan en el mundo)

Para los analistas económicos de Bancolombia, los dos argumentos son ciertos, “si bien el papel moneda de mayor denominación permite realizar transacciones de gran valor que hacen más llevadera la operación de las empresas y los hogares, desafortunadamente también facilita las operaciones informales e ilegales que involucran el intercambio de efectivo”. Sobre todo, en un país en el que el 80 por ciento de los gastos de los hogares se hace en efectivo.

A favor o en contra, el billete de 100.000 estará desde este jueves en manos de los colombianos, circulando a la par de su ‘hermano menor’, el de 50.000, que se emitió en el 2000, en homenaje al escritor Jorge Isaacs y, desde entonces, ha tenido 22 ediciones y 1.842 millones de piezas en circulación.

De próceres y otros colombianos famosos

Los billetes colombianos exaltan a los personajes y aspectos que son considerados símbolos nacionales. En el pasado, eran los próceres los homenajeados, pero hoy se destacan personalidades de las artes, la política y la cultura.

Así, el de 100.000 tendrá a Carlos Lleras Restrepo por un lado y la imagen del valle de Cocora (Quindío) y la palma de cera por el otro. Dentro de la nueva familia que habrá de completarse en el resto del año se prevé que el de 50.000 hará homenaje al nobel de literatura Gabriel García Márquez, mientras que en la cara opuesta llevará la imagen de la Ciudad Perdida, núcleo de la cultura tayrona, en la Sierra Nevada de Santa Marta. (También: Personajes que repiten su presencia en los billetes colombianos)

El de 20.000 tendrá el rostro del expresidente Alfonso López Michelsen y en la parte posterior, la imagen de La Mojana, donde se asentó el pueblo zenú, además del sombrero vueltiao de la región caribe.

Para el caso de la denominación de 10.000, contará con la imagen de la antropóloga Virginia Gutiérrez, pionera en investigación sobre la familia en Colombia y en la cara opuesta destacará la Amazonia.

Al portar un billete de 5.000 se llevará al poeta José Asunción Silva y en el lado opuesto, los páramos colombianos, mientras que el billete de 2.000 será conmemorativo de la pintora Débora Arango, pionera del arte moderno en Colombia, y del río de cinco colores: caño Cristales.

En anteriores ediciones, el billete de 2.000 ha hecho homenaje a Simón Bolívar; el de 20.000 de hoy muestra a Julio Garavito Armero, quien fue director del Observatorio Astronómico; el de 10.000 tuvo durante un par de años a una mujer embera. Francisco José de Caldas, José María Córdoba y Antonio Nariño también han estado en billetes. (Vea la evolución de los billetes colombianos)

Menor poder adquisitivo

Con un billete de 50.000 en el año 2000, cuando esa denominación entró en circulación y el dólar era equivalente a 1.873 pesos, se podían adquirir 26,6 dólares, mientras que hoy el dólar alcanza un precio de 3.052 pesos, que corresponden a 16,3 dólares.

Para el Banco de la República, la determinación de nuevas denominaciones de billetes está en función del ingreso por habitante y el monto del salario mínimo.

Desde que se emitió el billete de 50.000 pesos hasta hoy, el PIB per cápita colombiano se ha triplicado y el salario mínimo duplicado. El equivalente en dólares del actual billete de mayor denominación es inferior al de otros países de la región; por ejemplo, Chile (US$ 21), Brasil (US$ 28), México (US$ 60), Perú (US$ 62). Con el billete de 100.000 el país quedará por encima de Chile y Brasil, pues su papel moneda de mayor denominación equivaldrá a 32,6 dólares.

Como dato curioso, se destaca que, del total de billetes en circulación, hay 51 por cada colombiano y la mayor parte, 20 por persona, son de 50.000.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS