Archivo

Los dos mundos de Juana Acosta aparecen en la película 'Anna'

La actriz caleña habla de su experiencia en este drama familiar con visos de suspenso.

notitle
30 de marzo 2016 , 05:38 p.m.

Juana Acosta se parece un poco a su personaje de la película colombofrancesa Anna, pues se trata de la historia de una mujer que convive entre dos culturas: la francesa y la colombiana.

“Es verdad, he trabajado en producciones en Colombia, España y ahora en Francia. Fue hace seis años, con mi participación en Carlos –producción gala acerca del terrorista Ilich Ramírez Sánchez, conocido como el ‘Chacal’–, cuando el acceso a directores, audiciones y proyectos en Francia fue más fácil”, le comentó la actriz a EL TIEMPO.
Por eso, cuando llegó a sus manos la historia de Anna, una colombiana que vive en París y que decide hacer un viaje con su hijo de 8 años a Colombia, contra la voluntad de su exesposo, Acosta se emocionó con la oportunidad.
“Anna vive una situación descontrolada. Lucha por su hijo y se arriesga a vivir una aventura fuera de París (...). Esta es una película que explora los alcances del sentimiento maternal”, agregó emocionada.

De la mano del director Jacques Toulemonde Vidal –también guionista del filme nacional nominado al Óscar, El abrazo de la serpiente–, esta producción se mueve en los terrenos del drama familiar, la road movie (que se centra en el viaje de sus protagonistas) y hasta el suspenso, con una actuación impactante de Acosta que logra matices que pasan de la alegría extrema a la depresión.

Así mismo, es una producción que explora de manera muy delicada las consecuencias de un desequilibrio emocional que se refleja precisamente en los repentinos cambios de estado de ánimo.

“Ella tiene un rango emocional más amplio que el de otras personas y eso es un defecto, pero también es su fuerte. Esa fue la idea que me interesó desarrollar en la película, eso sí, sin enfocarme tanto en verlo como una enfermedad”, agregó Toulemonde.

Por su parte, la protagonista siente que el filme ofrece una mirada especial del país. “Particularmente, fue muy hermoso volver a conectarme con mi tierra, con mis raíces y estar durante cuatro semanas de rodaje en un recorrido que solo toma 16 horas de pueblo en pueblo”, recordó Acosta acerca de este trayecto que pasa de “una luz casi azulada de París” para seguir al frío de Bogotá y terminar en el calor de las playas de Santa Marta: los lugares en donde se desarrolla la película.

Un viaje del que se apropia con total convicción la intérprete, como una mujer libre y a la vez atormentada, que busca un equilibrio en su vida.

“Anna ofrece pocas novedades, pero su intensidad y profundidad, encarnadas en la entonada interpretación principal de Juana Acosta, la convierten en una reflexión a veces aterradora y a veces conmovedora, sobre la maternidad y la locura”, fue lo escribió el crítico Jonathan Holland en la revista The Hollywood Reporter, afianzando la idea de que este podría ser es el papel más importante de la carrera de la colombiana.

“Me lo han dicho y creo que tiene que ver con que este año cumplí 21 años de una carrera forjada en el trabajo y la disciplina. Me ilusiona que la gente lo vea de esa manera, ya que es uno de los personajes más completos y de más matices”, reflexiona Acosta.

Y agrega: “En los últimos años me están llegando papeles más maduros y que ahora estoy en capacidad de afrontarlos”.

Precisamente, ahora ella está más ocupada que nunca con una agenda repleta de nuevos retos en el cine.
“Acabo de terminar el rodaje en Madrid de Siete años, una coproducción con Colombia; así mismo, trabajé en Vientos de cuaresma, una cinta cubanoespañola con Jorge Perugorría inspirada en la obra del escritor cubano Leonardo Padura”. También participó en Acantilado, una cinta de suspenso de la realizadora Helena Taberna, que se estrena en junio en España.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO