Archivo

Ashton Kutcher quiere ahora otro tono de comedia

El actor habló acerca de su nuevo proyecto, 'The Ranch', que se estrena este viernes en Netflix.

notitle
30 de marzo 2016 , 05:25 p.m.

“Hola, mucho gusto, soy Ashton Kutcher”, saludó el actor estadounidense y protagonista de la extinta Two and a Half Men, al llegar a su entrevista con EL TIEMPO.

Estaba serio y, de vez en cuando, levantaba la mirada al escuchar los gritos enloquecidos de unas 30 fanáticas adolescentes que se apostaron en las afueras del Hotel Four Seasons de Buenos Aires, en donde se encontraba como parte de la promoción de su nueva comedia, The Ranch, que estará disponible a partir de mañana en la plataforma Netflix.

Unos segundos después, Kutcher dejó escapar una sonrisa fugaz al ver llegar a su compañero Danny Masterson, quien lo acompaña en esta nueva aventura televisiva.

“Somos amigos desde hace dos décadas y lo bueno es que cada uno sabe lo que le parece divertido al otro. Eso nos lleva a retarnos mutuamente para hacer las cosas bien”, comentó Kutcher. No en vano, ambos actuaron juntos en la famosa serie That ’70s Show.

“Creo que con The Ranch estamos frente a algo más grande y más divertido”, agrega Masterson, al referirse a la historia de Colt Bennett (Kutcher), que regresa a la casa de sus padres al no lograr su objetivo de convertirse en una estrella del fútbol americano.

“Lidia con la idea de hablar de un sistema o un sueño que ya no es tan grande (…) Es acerca de una familia y de un hombre que tiene que enfrentar el fracaso”, recalca Kutcher.

La trama sigue al protagonista reencontrándose con un padre que representa de alguna manera al vaquero moderno (Sam Elliot); una madre protectora (Debra Winger) y un hermano que es todo lo contrario a él (Masterson).
“Además, queríamos mostrar a la clase media rural estadounidense (...), personas de un pensamiento más conservador que muchas veces son reflejadas de manera incorrecta por los medios de comunicación o por la política que los exponen como gente extremista”, opina Kutcher. Desde su punto de vista, se trataba de contar sus relaciones, dramas y conflictos en un tono más real.

Para él, el entretenimiento no solamente debe buscar la risa, sino crear un balance entre la reflexión y lo que podría ser un estereotipo. “Además, estamos hablando de la redención y el fracaso”, insiste Kutcher.
Él mismo ha tenido que sobrellevar esos episodios de caer y levantarse en los últimos años, por ejemplo, ante la fría respuesta del público y la crítica a su trabajo en la película Jobs (en la que personificó a Steve Jobs, fundador de Apple), así como su paso en la etapa final de la serie Two and a Half Men, en la que sucedió al exitoso Charlie Sheen.

“En este negocio, tan de dominio público en el que estamos (refiriéndose también al ejercicio periodístico), funciona ese miedo al fracaso. Cuando los reporteros publican un artículo, lo primero que la gente hace es despedazarlo y ver lo que podría estar mal. A mí me ha pasado lo mismo como actor”, explica.
Para él, muchas producciones parten de un concepto muy fuerte de lo grandiosas que van a ser, pero cuando salen al aire solo reciben golpes en la cara.

“Eso se refleja en la vida de Colt, que también recibió un golpe y tiene que volver a su casa para responderse quién es y cuáles son en verdad sus sueños”.

Y agrega: “Para mí, The Ranch es parte de mis sueños en este momento de la vida, en el que también soy responsable de los sueños de alguien más (se refiere a su hija Wyatt Isabelle, que nació en el 2014) y por eso estoy tan contento con este proyecto”.

Andrés Hoyos Vargas
Cultura y Entretenimiento