Archivo

Secuestro de avión de EgyptAir hizo temer un nuevo atentado

Egipcio hizo desviar aeronave con la amenaza de estallar un cinturón de explosivos que era falso.

notitle
29 de marzo 2016 , 07:26 p.m.

Ocho horas de tensión duró este martes el secuestro de un avión de la compañía EgyptAir por parte de un egipcio que cargaba con un cinturón de explosivos que terminó siendo falso y que obligó a la aeronave a aterrizar en Chipre, antes de rendirse y de que fueran liberados sanos y salvos todos los pasajeros.

Aunque inicialmente se pensó que el hecho tenía una vinculación con terrorismo, las autoridades desestimaron esa versión y afirmaron que el secuestrador era un hombre “psicológicamente inestable”.

El pirata del aire, identificado como Seif al Din Mohamed Mustafa, que hizo aterrizar la nave en el aeropuerto de Lárnaca, arrojó una carta de cuatro páginas escrita en árabe a la pista que exigió fuera entregada a su exesposa, una chipriota de unos 50 años.

Según las primeras informaciones que se conocieron, la carta tenía reivindicaciones políticas, pero no se aclaró de qué tipo.

Mustafa salió sobre las 3 p. m. (hora local) del avión –que despegó a primera hora de la mañana de la ciudad costera egipcia de Alejandría (norte) rumbo a El Cairo– con las manos en alto y se rindió sin oponer resistencia. El hombre bajó por la escalera de la aeronave y dio algunos pasos en la pista antes de ser inmovilizado en el suelo por dos policías, que lo requisaron antes de llevárselo a un edificio del aeropuerto.

El piloto del avión explicó a la torre de control que un pasajero amenazaba con hacer estallar un cinturón de explosivos y lo obligaba a aterrizar en Lárnaca. “No tenía ni pistola ni ninguna arma”, dijo Cherif Fathy, ministro de Aviación Civil, a la televisión estatal, y que “los pasajeros y los miembros de la tripulación están sanos y salvos”.
Las últimas personas a bordo bajaron por la escalera mientras otra salió por una ventanilla de la cabina de pilotaje del Airbus.

Ningún rastro de explosivo fue hallado en el individuo o en el interior del avión, según las autoridades chipriotas.
El Ministerio de Interior aseguró que Mustafa fue sometido a “las medidas de seguridad de acuerdo con los criterios internacionales” en el aeropuerto alejandrino de Burg al Arab antes de embarcar. Su equipaje de mano y sus objetos personales fueron revisados y se le permitió subir al avión con ellos, pero el asaltante logró usarlos para engañar a la tripulación del avión de forma que pareciera que portaba un cinturón de explosivos.

El Ministerio de Interior de Egipto también informó que Mustafa tiene numerosos antecedentes penales, entre los que están robos de diverso tipo, falsificación de documentos y suplantación de identidad.

Este secuestro se produjo cinco meses después de que el 31 de octubre pasado un Airbus A-321 ruso se estrelló en el Sinaí minutos después de haber despegado del balneario de Charm el Sheij, un drama que costó la vida a sus 224 ocupantes.

Egipto padece la violencia de grupos yihadistas, especialmente en el Sinaí, desde la destitución por el ejército en julio del 2013 del presidente islamista Mohamed Mursi y la posterior ola de represión contra sus simpatizantes. Además, el aeropuerto de Lárnaca ya fue escenario de varios secuestros de aviones en los años 1980 y 1990.

AFP y EFE