Archivo

'Desde afuera se sufre': Abel Aguilar

El volante, que regresó para estas fechas eliminatorias, no juega con Colombia desde el Mundial.

notitle
27 de marzo 2016 , 09:00 p.m.

Ha pasado casi un año desde el último partido de Abel Aguilar con la Selección Colombia: fue el 30 de marzo de 2015, en el amistoso que le ganaron 3-1 a Kuwait, en Abu Dabi (Emiratos Árabes). Y hay que ir mucho más atrás para encontrar el último partido oficial vestido de amarillo: fue contra Uruguay, el 28 de junio de 2014, el día de los dos golazos de James Rodríguez en el Mundial de Brasil.

Ha sido un año difícil para Aguilar: superó lesiones, tuvo que marcharse del Toulouse para ganar continuidad y en el Belenenses, por fin, se reencontró con la pelota y con su fútbol. Con este buen nivel, es hombre de confianza del DT Pékerman y por eso lo volvió a llamar, aunque en La Paz sufrió desde el banco.

“Desde afuera se vive de una manera diferente y se sufre, pero todo tiene una recompensa”, declaró Aguilar. “El trabajo que hizo cada uno fue extraordinario, fue un gran esfuerzo y esos tres puntos, evidentemente, nos ponen en un momento bastante positivo”, agregó.

De los actualmente convocados por Pékerman, Aguilar es el jugador de campo con más partidos en la Selección (lleva 56, solo superado por los 62 de David Ospina). Y también es el más antiguo debutante en el equipo de mayores: fue el 27 de junio de 2004, en la victoria 2-0 frente a Argentina, con Reinaldo Rueda como técnico.

Aguilar sabe que hay gente atrás buscando un lugar.

“Estar aquí es un motivo de orgullo, un privilegio. Uno siempre quiere aprovechar cada momento que estamos acá. Esto es una familia y debemos tener tranquilidad: si hacemos las cosas bien, vendrán buenos resultados”, declaró. “El hecho de que algunos hayan estado por primera vez y lo hayan hecho con ese amor por la camiseta y por la Selección hace que uno siempre quiera venir”, añadió.

Aún no se sabe si Aguilar volverá al equipo frente a Ecuador, en el que sería su primer partido oficial en 21 meses. Pero el volante siempre fue hombre de confianza del técnico. Incluso en La Paz, donde fue un hincha más, sentado en el banco de suplentes.

DEPORTES