Archivo

Un año de drama para patinadora accidentada

Tras accidente, Ana Escalante ha pasado por diferentes tratamientos. Esta semana será cirugía 29.

notitle
27 de marzo 2016 , 06:40 p.m.

Más de 365 días han pasado desde que Ana Milena Escalante sufrió un accidente en el que perdió a su abuela, Ana Delia Salcedo, y que también le dejó secuelas en su pierna derecha que, aún hoy, la atormentan.

Fue el 3 de marzo del 2015 cuando un bus de servicio público que venía desde Pasto hacia Cali, rodó por un abismo del sector de Piedrasanta, en el Cauca. Ana Milena se fracturó el peroné en tres partes, sufrió traumatismos en su abdomen y su cabeza. Ya ha pasado por 28 cirugías.

De ese día, la deportista y estudiante solo recuerda un intenso dolor en su pierna derecha y la angustia de no saber si su abuela había podido sobrevivir a ese aparatoso accidente.

Hoy, el dolor por la muerte de la abuela no lo supera.

Mientras tanto, ella y su familia han sostenido diferencias con la EPS Coomeva en el tratamiento. “Hemos tenido que batallar mucho, porque primero la Coomeva no quería responder por lo que tenía que hacer la niña, bueno, pero ya aprobaron la cirugía de este sábado, sin embargo solo dieron el avala para que la hicieran, pero no han respondido con los recursos”, dice Ana Escalante, madre de la universitaria.

No obstante, Luis Guillermo Vélez, médico y gerente general de la EPS Coomeva, responde que el acompañamiento sí se ha realizado. “Lo que pasa es que como fue un accidente de tránsito, primero es el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat) el que se hace cargo de este tipo de casos, ya cuando ellos terminan es que entramos nosotros; como la joven venía recibiendo atención de una clínica que no se encuentra en nuestros convenios, entonces la remitimos a otra, pero ella no estuvo de acuerdo”, dice.

La situación médica se complicó por una infección que afectó la pierna derecha de la joven y tuvo que ser atendida de urgencia a principios de este mes.

La joven patinadora ya ha perdido 12 centímetros de hueso en su pierna, también se han ido los ahorros que su abuela había dispuesto para su sueño de ser médica, alrededor de 25 millones de pesos.

“Yo estaba estudiando en Buenos Aires (Argentina), pero por el accidente tuve que retirarme de la carrera, solo me guardaban el cupo un año, ahora sueño con poder entrar el próximo semestre a estudiar, para eso se debe terminar todo esto”, dice la estudiante.

Por ahora, a la espera de lo que pueda pasar este sábado, Coomeva enfatizó en que nunca se dejó de acompañar a la joven, a pesar de que su familia diga lo contrario, pues es para ellos “una prioridad dar atención a nuestros pacientes”.

Como patinadora ha recorrido gran parte del país junto a su equipo Falcons Speed Skate, pero confiesa que su sueño es el de estudiar medicina, ya que es una pasión que existe en ella desde que tenía 4 años.

Las amistades en su paso por las pistas de patinaje la han acompañado en esta prueba que libra cada mañana al despertarse y sentir el dolor en su pierna.

A la recuperación le falta camino y tras las cirugías un proceso de recuperación que todavía no está asegurado. 

CALI