Archivo

Johan vive el milagro de haber superado la epilepsia, tras cirugía

Especialistas del Centro Médico Imbanaco practicaron la intervención a menor que sufría de ataques.

notitle
26 de marzo 2016 , 09:27 a.m.

La familia de Johan Acevedo celebra un milagro porque él dejó de sufrir por culpa de la epilepsia refractaria, que no le permitía responder a tratamiento con medicamentos.

Una intervención coordinada por el Programa de Epilepsia del Centro Médico Imbanaco, le ayudó mejorar su calidad de vida al paciente, que aún no cumple su mayoría de edad.

La operación fue practicada el 21 de octubre pasado y desde entonces cesaron los ataques que venía padeciendo desde hace cuatro años y que con medicamentos la mantuvo controlada. Con el paso del tiempo, las crisis llegaron a repetirse hasta por tres veces cada semana. Hoy, cuando se conmemora el Día Mundial Púrpura contra la epilepsia, el caso de Johan es un sentido resultado de esfuerzos de especialistas, de la familia y del paciente mismo por seguir luchando por la vida.

“La enfermedad, al final, no respondía a tres medicamentos anticonvulsivantes, en altas dosis; llegó a presentar crisis diarias que limitaron por completo su vida, incluidas las actividades escolares”, cuenta el médico neurólogo Carlos Tolosa, coordinador del Programa de Epilepsia, que le detectó una malformación vascular que aquejaba a Johan.

La exitosa y, a la vez, delicada operación se realizó mediante neuronavegación y mapeo cerebral, con electrodos en la corteza cerebral para delimitar funcionalmente áreas motoras y de lenguaje.

Cerca de esas áreas estaba la malformación, vista tras una resonancia magnética, razón por la que antes Johan no había sido operado. Pero luego de esos exámenes, los médicos del Centro Médico Imbanaco le dieron esperanzas al decirle que era candidato a la cirugía.

Según la Asociación Colombiana de Neurología, la prevalencia de la epilepsia en Colombia es de 11,3 pacientes por cada mil habitantes. “Con base en esta Tasa Estandarizada por Edad (TEE), realizamos proyecciones que mostraron que el número de casos esperable es de 74.404 pacientes para 2016, cifra que se acercará a 78.000 en 2020”, dice el especialista.

“No podíamos vivir tranquilos, a la espera de un nuevo episodio con el temor de un accidente, incluso, el riesgo de una hemorragia. Johan sufría y todos sufríamos con él. Ahora nos regresó la tranquilidad; es calidad de vida para mi hijo y para todos. Es un milagro, es un sueño. Es lo mejor que nos ha pasado en la vida”, dice la madre del joven, Claudia Pineda.

CALI