Archivo

Después de los mordiscos, vienen los goles: Suárez vuelve con Uruguay

El delantero del Barcelona, luego de casi dos años de sanción, se viste de celeste.

notitle
24 de marzo 2016 , 07:48 p.m.

Luis Alberto Suárez Díaz, mejor conocido como ‘El Pistolero’ pero también distinguido como ‘El Mordelón’, termina este viernes una larga sanción que lo dejó afuera de uno de los amores de su vida, la selección Uruguay. Tras casi dos años, vuelve a vestir ‘La Celeste’, y será precisamente en Brasil, el lugar donde la vistió por última vez en la Copa del Mundo 2014, donde reaparecerá para volver a ilusionar a los hinchas uruguayos con sus goles.

El último juego que vio a Suárez con Uruguay, fue en el tercer partido de su selección en la fase de grupos en el mundial de Brasil, el 24 de junio del 2014. Allí enfrentaba a la flamante Italia. Después de perder con Costa Rica y ganarle a Inglaterra, a Uruguay solo le servía una victoria para clasificar a octavos de final del mundial.

Con el juego 0-0, y la necesidad de ganar, la presión de hacer un gol cayó sobre el goleador, Luis Suárez. Y no era por capricho, ‘Luisito’ le había marcado un doblete a los ingleses en el partido anterior. Por esos goles, Uruguay llegó al partido contra Italia con la oportunidad de pasar de ronda.

La ilusión de clasificar de los uruguayos era tan grande como la emoción de Suárez al marcar ese segundo gol contra Inglaterra para ganar 2-1 y darle los tres puntos a su selección.  “Lo soñé… lo soñé, y la verdad lo estoy disfrutando por todas las críticas que tuve que soportar antes de llegar hasta acá”, dijo Lucho llorando al finalizar el partido.

Claro, tenía la varita mágica, y es que desde que tenía 18 años marcaba goles importantes con Nacional de Uruguay, el equipo que lo vio nacer en el fútbol. Era el llamado a ser la figura de ‘La Celeste’, ¿quién más sino él para hacer el gol de la clasificación a octavos de final?. Pero, mientras toda Uruguay esperaba que apareciera ‘El Pistolero’ para lograr la victoria, el que apareció fue ‘El Mordelón’.

Durante el juego definitivo, el área de los italianos era invadida una y otra vez por los charrúas, pero el balón seguía siendo esquivo con la portería. En el minuto 78, se generó un nuevo ataque uruguayo, mientras Edison Cavani buscaba cómo centrarle el balón a Suárez, este estaba tirado en el piso, agarrándose la boca, parecía como si alguien le hubiera pegado un codazo.

A su lado, también en el suelo, estaba el defensor italiano Giorgio Chiellini, doliéndose de su hombro izquierdo y protestandole al árbitro enfurecido. En las transmisiones de televisión los comentaristas se preguntaban qué había pasado y no encontraban explicación. Sin embargo, la repetición esclareció todo.

Chiellini marcaba a Suárez de cerca para que no pudiera moverse dentro del área. Cuando la pelota fue hacía una de las esquinas y la tenía Cavani, el uruguayo aprovechó que el árbitro estaba de espaldas para lanzarse hacia el hombro del italiano y clavarle sus dientes durante unos segundos.

Así le quedó el hombro a Chiellini luego del mordisco de Suárez. (Reuters)

Tres minutos después del incidente llegó la alegría para los uruguayos. Luego de un tiro de esquina,el defensor Diego Godín anotó de cabeza el gol de la clasificación de Uruguay a la siguiente fase. El primero en ir a abrazarlo fue Suárez quien desbordaba de alegría celebrando la anotación. Su oportunidad para seguir haciendo historia en los mundiales estaba vigente.

Todo era felicidad para Uruguay y Suárez, lograron clasificar a octavos, dejaron afuera de la competencia a dos potencias del fútbol mundial, Italia e Inglaterra, y por si fuera poco, Lucho había salido sin castigo después del acto canibal en contra de su rival. Sin embargo la Fifa tenía otros planes para él.

Antes de terminar el partido, el mordisco de Suárez ya le había dado la vuelta al mundo. Noticieros, redes sociales, periódicos, etc. en cualquier medio de difusión masiva ya estaba enmarcada la jugada y desde todos los sectores se pedía una sanción ejemplar para el uruguayo. Y es que no era la primera vez que lo hacía, los antecedentes fueron su condena.

Otros escándalos

El 20 de noviembre de 2010, jugando para el Ajax de Holanda, mientras los jugadores y el árbitro discutían una jugada de falta, Suárez mordió levemente en el cuello al jugador del PSV, Otman Bakkal. De nuevo fue a espaldas del juez. El jugador afectado reclamó pero sin mucha fuerza, estaba realmente sorprendido por lo ocurrido.

Al finalizar el encuentro Bakkal declaró que: "es algo que nunca se puede imaginar que suceda en un terreno de juego. Sucedió una vez. Al principio pensé que tal vez fue un accidente, pero, al parecer, se descentra (Suárez) a veces".

En esa ocasión, fue sancionado siete fechas por parte de la Federación Holandesa, sumado a esto, su propio club lo castigó dos partidos más y le impuso una fuerte multa económica.

Después de su paso por el Ajax, la casa de Lucho fue Liverpool de Inglaterra. Allí no solo los mordiscos fueron problema para el uruguayo. El primer altercado lo tuvo el 15 de octubre del 2011 con el jugador, en ese entonces, del Manchester United, Patrice Evra. El francés al finalizar el partido acusó a Suárez de haberle dicho en al menos diez ocasiones palabras racistas. “Cállate, no hablo con negros” afirmó Evra que Suárez le decía.

Luis Suárez junto a Patrice Evra quien denunció al uruguayo por racismo. (AFP)

Esa vez Lucho se declaró inocente por medio de una publicación en su cuenta de Twitter: "Enojado por las acusaciones de racismo. Solo puedo decir que siempre he respetado y respeto a todo el mundo. Todos somos iguales. Entro al campo con la máxima ilusión de un niño que disfruta con lo que hace, no para crear conflictos".

A pesar de los intentos del Liverpool por frenar una sanción y la apelación en el juicio, la Asociación de Fútbol de Inglaterra (FA) castigó a Suárez con ocho partidos sin jugar y una multa económica de 40.000 libras esterlinas, aproximadamente 177 millones de pesos colombianos.

El uruguayo, aunque se disculpó publicamente, siempre se declaró inocente. Tras finalizar esa sanción por racismo, el uruguayo se convertiría en una de las figuras del Liverpool en el 2012, sus actuaciones fueron determinantes para que su equipo volviera a clasificar a un torneo europeo, además fue el goleador del club y ocupó el sexto lugar en los candidatos a llevarse el Balón de Oro del mismo año.

‘Luisito’ empezó el 2013 con el mismo impetu, siendo figura y marcando goles. El mismo Steven Gerrard jugador insignia del Liverpool por esos días comentaba: “Hay un momento cuando juegas con Luis que pareces estar bajo un hechizo mágico. Me dejó impresionado con su talento”. Pero el 21 de abril su instinto canibal volvió en acción.

En la fecha 34 de la Liga Premier se enfrentaban Liverpool vs. Chelsea, uno de los clásicos en Inglaterra. En una jugada de ataque de los locales, le filtraron un balón en el área a Suárez quien intentó gambetear al defensa, Branislav Ivanovic, pero este lo aguantó y rechazó el balón. Ante esto, la reacción del uruguayo fue agarrarle el brazo a su rival y moderlo a la altura del codo. De nuevo, terminaba el partido sin castigo pero fue sancionado después.

Momento del mordisco de Suárez a Ivanovic. (AFP)

La FA determinó que Suárez debía ser inhabilitado diez fechas, lo cual le impidió terminar esa temporada e iniciar jugando con el equipo la siguiente (2013-2014). Sin embargo eso no fue impedimento para que fuera el segundo máximo anotador de la Liga y también el segundo mejor jugador.

Con tres sanciones encima, una por racismo y dos por morder a un rival parecía que Suárez no volvería a incurrir en una acción de ese calibre. No obstante, el castigo que le impuso la Fifa en el mundial 2014 no tenía precendentes en su historial.

Dos días después del último mordisco, el 26 de junio del 2014, la máxima entidad del fútbol sancionó al uruguayo con cuatro meses sin ninguna actividad ligada al fútbol, eso incluía no poder entrenar con sus compañeros de equipo, y nueve partidos sin jugar con la Selección uruguaya. Además, no podía entrar a los estadios donde jugaran sus equipos (club y selección) durante el tiempo que durara la sanción. También tuvo que pagar una multa de 100 mil francos suizos, algo más de 315 millones de pesos colombianos.

Destrozado por el hecho, Suárez no tuvo más remedio que volver a su casa y ver el partido que Uruguay perdió contra Colombia por televisión. En ese momento la única que salió en su defensa fue ‘La Chola’, su abuela quien dijo: No sé por qué tiene esos arranques, cuando lo tiene todo para ser feliz. Quizás el divorcio de los padres y las privaciones que pasaron".

El renacer

Pero los días de tristeza y decepción de Suárez fueron cortos porque 15 días después de conocerse su sanción el Barcelona lo contrato por 81 millones de euros. El club catalán le apostó al uruguayo a pesar de que no podía contar con él por cuatro meses.

Al parecer la vida de Suárez tiene un guión escrito y los momentos especiales de su existencia parecen salidos de una película. El día que terminaba su sanción coincidió con que al despertarse a la mañana siguiente podía jugar contra el Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu, y lo hizo como titular.

No fue su mejor partido, la falta de ritmo le pesó y su equipo esa tarde no jugó bien, pero ese 25 de octubre de 2014 fue el preámbulo del éxito más grande en la carrera futbolística de Luis Suárez, tanto así que hoy es considerado “el mejor 9 del mundo”.

En su estadía con el Barcelona ha ganado cinco títulos, (Liga de Campeones, Liga de España, Copa del Rey, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes), ha marcado 68 goles en 86 partidos y tiene el honor de hacer parte de la ‘MSN’ (Messi, Suárez, Neymar), la que para muchos es la delantera más letal de la historia.

Sin duda el título más especial fue la Liga de Campeones, parecía un nuevo capítulo de su película. En la final del certamen Barcelona venció a Juventus y Suárez le hizo gol al equipo que tenía en su 11 titular a Evra, el que lo acusó de racismo y a Chiellini, la victima por la cual había tenido que alejarse del fútbol y de su amada selección por tanto tiempo.

Pero ese tiempo terminó, Lucho primero viajará con su selección a Brasil para el partido de mañana. Y luego, el próximo martes lo esperarán en el estadio Centenario de Montevideo más de 40.000 uruguayos para su regreso con la camiseta celeste.

Es tal la expectativa en Uruguay que se han vendido más de 500 boletas diarias en la última semana para el partido y el día de lanzamiento se vendieron 10.000 boletas con descuento que se agotaron en menos de 48 horas.

Suramerica celebra en esta doble fecha de eliminatoria el regreso de una de sus máximas estrellas. Donde seguramente se escribirá una nueva historia en su vida de película. Uruguay espera que esta vez sea protagonista como ‘El Pistolero’ y que ‘El Mordelón’ se haya ido de una vez por todas.

CAMILO MANRIQUE V.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @camilomanriquev