Archivo

Meluk le cuenta... (¡Es con la más pesada!)

Hay que ganarle a Bolivia y con los duros Ospina, Jeison, Arias, Abel, Cuadrado, James, Bacca...

notitle
23 de marzo 2016 , 09:59 p.m.

Nos rompemos la cabeza haciendo análisis más complejos que los diagnósticos del Doctor House, buscamos fórmulas para reinventar desde el fútbol la Teoría de la Relatividad, reorganizamos el cosmos de la alineación, hacemos hermenéutica a las tácticas, proponemos hipótesis que van del ser a la nada, del partido de este jueves de la Selección Colombia contra Bolivia, en la Paz; incluso sobre el que se jugará el próximo martes, contra Ecuador, en Barranquilla.

En estos días santos, yo, pecador, me confieso. No puedo tirar la primera piedra, pues he hecho todo eso y más.

Por ejemplo, repasé la teoría de jugar con dos equipos distintos: uno para exprimirle los pulmones en la altura, y otro para que juegue entero, íntegro, en el húmedo calor barranquillero. Eso tiene su lógica y Pékerman, el DT de Colombia, ya lo hizo así y con éxito hace una década cuando era el seleccionador de Argentina.

Calculé también eso de poner la mayoría de jugadores que tienen actividad frecuente en ciudades con altura (Bogotá o Pachuca, por ejemplo) del orden de los 2.600 metros. Incluso, hasta podría formularse un irónico sofisma: si Colombia juega en la altura de La Paz y si Colombia tiene jugadores de altura; ergo, debe alinear a todos los que midan más de 1,80 de estatura ¡je, je!

En el fútbol nada es fácil y nadie gana en la víspera. Eso casi que por sabido, se calla. Como también es sabido que en los 3.600 metros de La Paz obviamente hay menos oxígeno y que allá da un soroche muy bravo y que toca hacer más esfuerzos y que por muy mal que anden y sean el equipo más malo del área, pues los bolivianos no son cojos.

Pero estamos hablando de un partido de fútbol. Si fuera por todo lo anterior, Bolivia sería el puntero eterno de las eliminatorias, hubiera clasificado a todos los mundiales y tendría el invicto de local más sorprendente de la historia. Y no es así.

Esto es fútbol y hay que jugarlo bien. Con cuidados defensivos, con aciertos ofensivos; con mucho coraje, con un buen plan, con gran concentración, con la disposición de dejar las carnitas, los huesitos y el almita en el campo de juego.

Y como Colombia está colgada en la cuenta mínima de puntos por la derrota con Argentina en Barranquilla, pues debe recuperarlos. Y si no es contra el más malito, pues es que no estamos...

Por eso, después de darle tantas vueltas a las revueltas y de ensuciar la bata del científico, la conclusión es la más simple: toca poner la formación pesada, la más dura, con los más ‘chachos’, los de mayor jerarquía y con más cancha, sin calcular tanto el otro duelo.

El partido que toca ganar hoy es este y con los duros Ospina, Jeison, Arias, Abel, Cuadrado, James, Bacca... ¡Son los que son!

Como lo dijo Falcao en su reciente entrevista con EL TIEMPO: “En La Paz es difícil, pero no imposible. Ya hemos ganado ahí. Siempre hay que jugar con el mejor equipo que se tenga. Después ya se verá si se recupera para el segundo partido”.

Cada día trae su afán y el de este jueves es este, es Bolivia.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta