Archivo

Chino se declara culpable de hackear empresas de defensa de EE. UU.

Su Bin era el encargado de descargar información sobre jets de combate americanos.

notitle
23 de marzo 2016 , 05:47 p.m.

Un ciudadano chino se declaró culpable este miércoles de piratear secretos comerciales de empresas de defensa contratadas por Estados Unidos, incluidos planes de jets de transporte y combate, informó el departamento de Justicia.

Su Bin, de 50 años, fue acusado en un dictamen de 2014 de hackear las redes de computación de Boeing y otros contratistas, como parte de un esquema para robar información sobre los jets de combate F-22 y F-35 y el avión de transporte C-17.

En un acuerdo de declaración presentado en una corte federal de California, Su admitió conspirar con otras dos personas en China desde octubre de 2008 hasta marzo de 2014 para lograr acceso a redes de computación de compañías de defensa para obtener "información militar delicada y exportar esa información ilegalmente desde Estados Unidos a China", dijo el departamento de Justicia en un comunicado.

Los documentos de la corte no identificaron a las personas vinculadas con Su, pero el caso renueva las preocupaciones en Estados Unidos sobre el espionaje de China, un tema que ha sido abordado por el presidente Barack Obama y su homólogo chino, XI Jinping.

"Su Bin admitió jugar un rol importante en una conspiración, originada en China, para acceder ilegalmente a información militar delicada, incluida información relacionada con aviones militares que son indispensables para mantener a nuestro personal militar a salvo", dijo el asistente del Fiscal General, John Carlin.

"Esta declaración envía un fuerte mensaje de que robar desde Estados Unidos y a nuestras compañías tiene un costo significativo; podemos y encontraremos a estos criminales y los traeremos ante la justicia", añadió.

Su, también conocido como Stephen Su y Stephen Subin, fue arrestado en Canadá en julio de 2014 a petición de Estados Unidos y fue extraditado en febrero pasado a este país. El acusado era un hombre de negocios en los sectores de aviación y aeroespacial.

Según los fiscales, Su debía enviar correos electrónicos a sus co-conspiradores con instrucciones sobre personas, compañías y tecnología que eran los blancos de su ciberpiratería.

Después de que la información era robada, Su la traducía al chino. La audiencia para la sentencia será el 13 de julio, cuando Su se enfrentará a una pena máxima de cinco años de prisión y una multa de 250.000 dólares o el doble de las ganancias generadas por el delito.

AFP