Archivo

Los errores de seguridad en Bélgica

Ministros de la Unión Europea se reunirán en Bruselas. Turquía había deportado a sospechoso.

notitle
23 de marzo 2016 , 01:05 p.m.

Los atentados que el martes azotaron a Bruselas han dejado varios interrogantes en los ciudadanos belgas.

El país, que había estado en nivel de máxima seguridad desde los atentados de París del pasado 13 de noviembre, se había convertido en el próximo blanco de los terroristas y un ataque era considerado una noticia casi anunciada.

Medios europeos, como 'Le Monde' de Francia, 'El País' de España y 'Le Soir' de Bélgica, han registrado que para las autoridades y para muchos países de la Unión Europa, Bélgica no estuvo a la altura de los niveles de seguridad proyectados en momentos en que el Viejo Continente está en alerta.

Los ministros del interior de la Unión Europea se reunirán este jueves en Bruselas de manera extraordinaria para “mostrar solidaridad” con el pueblo belga, pero también para proyectar un plan contra el terrorismo.

Una delegación del FBI y de la Policía de Nueva York viajará a la capital belga, anunció el responsable de la lucha antiterrorista de la policía neoyorquina John Miller. Esta comisión ayudará en la investigación de los atentados.

Estos podrían ser algunas falencias en seguridad:

1. Sospechoso había sido deportado:

El presidente de Turquía, Tayip Erdogan, informó este miércoles que las autoridades de su país habían deportado en junio del año pasado a Ibrahim El Bakraoui, uno de los hermanos belgas señalados de haber cometido los atentados en la capital belga.

Erdogan dijo sobre las autoridades de Bélgica: "Ignoró nuestra advertencia de que se trataba de un combatiente extranjero".

Ibrahim El Bakraoui había sido detenido en la provincia turca de Gaziantep, cerca de la frontera con Siria, y luego fue deportado a Holanda, país que también fue notificado. "Uno de los atacantes en Bruselas es un individuo que detuvimos en Gaziantep en junio de 2015 y luego deportamos. Le informamos de la deportación a la Embajada belga en Ankara el 14 de julio de 2015, pero luego fue liberado (por no hallar una relación con el terrorismo)", señaló Erdogan.

2. Nivel de alerta:

Muchos no entienden cómo es que después de darse la captura de Salah Abdeslam, el yihadista a quien se ha identificado como el autor intelectual de los atentados de París y uno de los hombres más buscados en Europa, las autoridades hayan mantenido el nivel de alerta en 3, en una escala de 4.

Pese a todas las advertencias a la seguridad, Bélgica rebajó el nivel de alerta en seguridad de 3 a 4 por no tener una evidencia precisa de amenazas en su territorio.

El nivel 4, que se elevó apenas el martes tras los atentados, permitía el despliegue efectivos militares, el refuerzo del control en las fronteras y restricciones para el transporte público.

Con ello se podía apoyar la seguridad en las terminales aéreas, que hasta el martes solo tenían uniformados a las afueras de las estaciones.

Una coincidencia que apunta el diario francés 'Le Monde' es que los ataques se dan dos semanas después de la revisión de la Cámara de Diputados de Bélgica, en la que se presentó un informe con los numerosos "fracasos" de las autoridades federal y local sobre el barrio de Molenbeek, en particular en lo que respecta a la "vigilancia de la radicalización".

Un dato que no es menor es que Abdeslam iba a aparecer por primera vez en la corte este miércoles 23 de marzo.

3. Captura de Abdeslam

La búsqueda intensa de Abdeslam se convirtió en una prioridad tanto para el gobierno de Francia como para el de Bélgica

Expertos aseguran que Bélgica debía estar preparada para una retaliación, práctica común dentro del movimiento yihadista. Más aún con la detención de este hombre clave dentro de la célula del Estado Islámico en Europa.

Incluso, la Oficina Central de Análisis de Amenazas (OCAM), un órgano independiente del Gobierno, había advertido que el país seguía en la línea de mira del movimiento yihadista.

De hecho, muchos criticaron que las autoridades de Bruselas aceptaran que no se produjo la captura de Abdeslam apenas dos días después de los ataques a París por ser de noche.

Según las autoridades, la ley de Bélgica no permite las operaciones nocturnas, y por eso, Abdeslam pudo escabullirse en ese momento.

4. Barrios fuera de control

Los ataques en Francia fueron planeados en el corazón de Bruselas. El barrio Molenbeek se ha convertido en el escondite preferido de los yihadistas europeos y un foco caliente donde fue creciendo el radicalismo.

De hecho, fue allí donde Abdeslam se refugió dos días después de esos ataques.

Casi como era de esperarse otros cómplices de ese hecho se escabulleron por las fronteras de Europa y se presumía que estaban en territorio belga, particularmente en ese barrio.

En Schaerbeek, un barrio de inmigrantes muy cercano a donde se cometieron los atentados del martes en Bruselas, estuvieron también los dos hermanos belgas acusados de ser los autores de los ataques en el aeropuerto y la estación de metro.

Para Europa, es inconcebible que las autoridades belgas no hayan tomado nota –o control– de lo que pasaba puertas hacia dentro y permitiera que cabecillas como Abdeslam, que habían estado en Siria, entraran y salieran de Bélgica sin ningún fichaje de la Policía.

ELTIEMPO.COM*
Con agencias