Archivo

Obama, seductor

El presidente gringo fue recibido en La Habana como recibían a Fidel Castro en otros años.

notitle
22 de marzo 2016 , 10:47 p.m.

Hubo una falla: Obama no le llevó a Raúl Castro ningún cheque de abono por los 180.000 millones de dólares que le debe Estados Unidos a Cuba. Se los debe porque Nixon, Reagan, Bush y la nefasta CIA ordenaron sabotajes, terrorismo y bloqueos financieros a la isla durante 56 años. Esperamos que después de los coqueteos de Obama empiecen a pagar. Lo veo y no lo creo: aclamado un presidente gringo en Cuba, que fue víctima del militarismo americano. Obama fue recibido en La Habana como recibían a Fidel Castro en otros años.

Cuba, víctima de la CIA, tanto que el irresponsable presidente Kennedy, emocionado, aprobó una invasión a Playa Girón, donde 5.000 anticastristas se rindieron cuando el pueblo los rechazó. Simpático, generoso y gustador es Obama, pero el bloqueo a Cuba sigue, y faltan medicinas, alimentos y reconstruir La Habana y el país entero. Cuba, amada por los Rolling Stones y Serrat, Sabina y don Gabo. Millones la amamos y perdonamos su infantilismo político buscapleitos.

Cuba, boleros: Guantanamera; Cabrera Infante, Olga Guillot, Celia Cruz, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Albita Rodríguez, Bola de Nieve; mi amigo, el cubanísimo Pardo Llada, y el poeta Nicolás Guillén y el embajador Iván Obregón. Carlos Puebla cantaba: “Del inglés yo no sé nada, solo hablo el español, del inglés yo solo digo... yanqui, go home”. Eso es historia, ahora hay que ser socio-amigo del decente capitalismo gringo para que a Cuba llegue lo bueno de ese sistema.

La isla armó torpes guerrillas incendiarias. Penoso, cometieron mil torpezas los hermanos Castro y ese ególatra anarquista del Che Guevara. Y miles sufrieron al no volver allá ni para el funeral de la mamá. No se lo permitían. Cuba, agredida 56 años. ¿Libertades en Cuba hoy? Poquitas, la justicia baila al ritmo de Raúl Castro. Atropelladas antier las damas de blanco, esposas o hijas de presos políticos. La prensa es gobiernista. Cero críticos, cero oposición.

Aleluya: no viajen a Nicaragua, vengan de turismo a Bogotá. Hay sol brillante, rico clima, sin buses, como París y baratísimo. Y mucho teatro, cine, restaurantes a precio comodongo. Y mañana, Jueves Santo, que se arrepientan los del gasto derrochón, los ‘mermelados’, los que atracaron la salud, los alimentos de los escolares, la Policía, Reficar y Ecopetrol. Pero no pedirán perdón, esos ineptos seudosabios alistan viaje a Europa para evitarse las jarteras del apagón.

PONCHO RENTERÍA