Archivo

Estudian zonas de ciudades donde habría cortes si hay racionamiento

Plan B ante crisis energética se aplicaría por áreas. Ahorro en el consumo del martes fue del 7,96 %

notitle
22 de marzo 2016 , 09:04 p.m.

Aunque el ahorro de energía del 14 por ciento que reportó el Gobierno durante el lunes festivo (se comparó con el promedio de los lunes laborales de febrero) y del 7,96 por ciento del martes ayudaron a repuntar el promedio al 4,5 por ciento frente a un nivel del 3,8 por ciento que traía hasta el domingo, las autoridades no dan por hecho que la meta final se logre y por ello ya se trabaja en un plan alterno.

Si bien el Ejecutivo decidió jugársela por la reducción voluntaria del consumo desde que la firma XM, que opera el mercado, y el Consejo Nacional de Operación (CNO) le recomendaron al país un racionamiento del 5 por ciento durante seis semanas, esto no quiere decir que los cortes programados ya no se contemplen.

Fuentes enteradas del manejo diario que se le viene dando a la crisis eléctrica le confirmaron a EL TIEMPO que, como plan adicional, se les pidió a los distribuidores y comercializadores presentar un programa de las zonas de cada ciudad en las que habría que hacer cortes programados para cumplir con la reducción del 5 por ciento en el consumo de energía, como lo pidieron XM y el CNO.

“Supongamos que mañana nos toca hacer los cortes programados, entonces tenemos que tener este plan”, señaló una fuente consultada. (Lea también: Térmicas amenazan con entregar todas las plantas al Gobierno)

Este tendrá que estar listo para la próxima semana, entre lunes y martes, cuando el Gobierno tiene proyectado hacer una revisión general a todas las estrategias implementadas para evitar un racionamiento programado de energía, como la campaña 'Apagar Paga', las labores de reparación de las plantas de Guatapé y Termoflores (hoy Zona Franca Celsia) y el comportamiento de las importaciones, entre otras.

Según se conoció, una vez se haga el balance de la campaña, cuyo cumplimiento hasta ahora es del 90 por ciento de la meta establecida, también se revisarán las proyecciones de ahorro que hay para las tres semanas siguientes, con el fin de decidir si hay que implementar finalmente dichos cortes y la magnitud en que se harían.

Otras fuentes del sector eléctrico indicaron que la petición de este plan alterno le fue hecha al Comité de Distribución del CNO y a XM, como operador del mercado.

Esta solicitud del Gobierno al sector es adicional a la que el 9 de marzo le hizo el Consejo Nacional de Operación (CNO) al director de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), Jorge Pinto Nolla, sobre la necesidad de modificar el Estatuto de Racionamiento, que rige desde 1998. Lo anterior porque el racionamiento por tensión que se planteó, para magnitudes inferiores al 1,5 por ciento de la demanda, no es una medida práctica a corto plazo, pues su implementación requeriría complejas maniobras en campo y varias adecuaciones en los sistemas de monitoreo.

Es decir, si no se hacen esos ajustes al cortar la energía en un circuito residencial, se podría afectar el servicio de entidades como batallones, hospitales y colegios, entre otros.

Por ejemplo, según el CNO, en los edificios residenciales que utilizan bombeo de agua se identificó que los equipos pueden presentar problemas de operación, sobrecalentarse y afectar su vida útil, o sufrir daños graves.

“Esto es algo muy delicado. Por eso, cuando dijimos racionamiento programado inmediato era teniendo en cuenta esos tiempos, señaló Alberto Olarte, secretario Técnico del CNO.

Meta global

Según las fuentes consultadas, durante el jueves y viernes de la Semana Santa se hará la comparación contra el promedio de los jueves y viernes de febrero, lo que permite prever que en esos días el nivel de ahorro puede estar entre el 15 y el 20 por ciento.

Entre tanto, para los demás días el cálculo se hará de la manera habitual.

Lo anterior se explica porque en la recomendación de XM y del CNO se planteó la necesidad de cumplir con una meta total de gigavatios de ahorro en las seis semanas para las que se solicitó hacer los cortes de luz.

Es decir, independientemente del tipo de día (festivo o normal), en cada jornada se hace un abono a esa meta, cuyo cumplimiento hasta ahora va en el 4,5 por ciento frente al 5 por ciento fijado.

Se calcula que transcurridas las dos primeras semanas de la campaña de ahorro que implementó el Ejecutivo, el porcentaje de ejecución frente a dicha meta va en el 30 por ciento, aproximadamente.

Por ello, de manera paralela al estudio de las posibles zonas en las que tocaría hacer los cortes, se continúa insistiendo en reducir más el consumo diario.

Incentivos y castigos, listos desde diciembre

El programa de premios y castigos al ahorro de energía, anunciado tras la renuncia de Tomás González como ministro de Minas y Energía, y que este martes quedó en firme, estaba listo casi dos meses antes de la crisis eléctrica que desencadenó la salida de operación de la central de Guatapé (Antioquia). EL TIEMPO estableció que el plan fue presentado en diciembre del 2015, mediante un proyecto de decreto que diseñaron el exministro González y el viceministro de Energía Carlos Eraso.

La propuesta fue radicada en diciembre en la Presidencia de la República, para revisión de la hoy ministra encargada, María Lorena Gutiérrez, y de Cristina Pardo, secretaria jurídica de Palacio.

En el proyecto, cuya esencia es la misma del plan que terminó de reglamentar este martes la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), se definía directamente lo que esta tenía que hacer, pero no pasó los análisis jurídicos, pues se consideró que esa no era la manera de hacerlo, sino que lo correcto era facultar a la entidad para que, a través de una resolución, precisara las medidas. Por ello, el documento fue devuelto al Ministerio de Minas y Energía, donde no se movió durante varias semanas.

Pero el 7 de marzo, horas antes de la salida de González, se expidió el decreto 388, en el que se facultó a la Creg para tal fin, señalando textualmente que la entidad “podrá ajustar las fórmulas tarifarias para establecer un esquema diferencial que promueva el ahorro en el consumo de energía por parte de los usuarios”.

Paradójicamente, este aval para la Creg quedó firmado por el mismo exministro González, horas antes de que renunciara a su cargo. “En esencia, el contenido es el mismo que tenía la primera propuesta”, señaló una fuente que prefirió la reserva.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS