Archivo

Bombean represa antioqueña para garantizar energía

Seis bombas drenan la represa El Peñol para abastecer tres centrales hidroeléctricas.

notitle
22 de marzo 2016 , 05:27 p.m.

Sin parar. Así trabajan las seis bombas instaladas en la represa El Peñol que evacúan el agua para aportar a las centrales de generación de energía Jaguas, Playas y San Carlos, ubicadas aguas abajo de la central hidroeléctrica Guatapé, que actualmente se encuentra en reparación.

EPM informó que en total se van a instalar 30 bombas, cada una con capacidad para bombear 0,4 metros cúbicos de agua por segundo aproximadamente a la cadena hídrica del río Nare, que surte con sus aguas a esas centrales.

Cada motobomba tiene capacidad para bombear 0,4 metros cúbicos de agua por segundo aproximadamente

“En el operativo han trabajado de manera articulada nuestras Vicepresidencias de Generación de energía, Aguas y Gas, cada una aportando su conocimiento y experiencia. Esto nos permitió realizar la maniobra técnica con celeridad”, expresó el Gerente General de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, que también agradeció la colaboración de la Empresa de Acueducto de Bogotá, que le alquiló a EPM 10 bombas por un valor simbólico.

Las otras 20 las adquirió EPM. Se prevé que cuando estén instaladas las 30 bombas evacúen 12 metros cúbicos de agua por segundo, que posibilitará a las centrales de Jaguas, Playas y San Carlos una generación adicional de 2,5 GWh/día (gigavatio-hora día) aproximadamente.

La evacuación de agua se hace con bombas, como solución temporal mientras se adelantan los trabajos en la central hidroeléctrica Guatapé.

Con eso se espera abastecer parte de la demanda nacional, en una solución temporal mientras se normaliza la operación de la central Guatapé, que aportaba el cuatro por ciento de la generación del país.

Así funcionan

El agua se evacúa del embalse El Peñol a través de bombas especiales y líneas de impulsión y succión, de 400 milímetros, en tubería de polietileno.

Hasta el momento se han construido 10 líneas de tubería de 216 metros, cada una, por la que se evacúa el agua a la quebrada Santa Gertrudis y luego al río San Lorenzo.

El agua es evacuada a la quebrada Santa Gertrudis y luego al río San Lorenzo.

MEDELLÍN