Archivo

Frutas para la tentación

Por sus nutrientes y bajo aporte calórico, las frutas son aliadas perfectas para estar saludables.

notitle
22 de marzo 2016 , 03:14 p.m.

Las frutas son más que un simple postre. Por su alto porcentaje de agua, bajo aporte calórico y fibra, vitaminas (especialmente la A y la C) y minerales son una excelente opción nutricional.

Y como la naturaleza es sabia, en las frutas encontramos las mejores aliadas para evitar quebrantos de salud, desde simples resfriados hasta problemas de sobrepeso. Por eso, expertos en salud nos dicen cómo sacarles el mejor provecho y estar tan saludables como un lulo.

Adelaida de la Rúa, investigadora y autora de libros sobre los beneficios de las plantas en la salud, como El poder de la jugoterapia, publicado por EL TIEMPO, dice que estos días de vacaciones son ideales para permitirnos relajación física y mental, y para hacer cambios nutricionales con una dieta que incluya muchas frutas.

¿Gorda yo? Pura retención de líquidos

El melón y la patilla son diuréticos naturales, con bajo aporte de calorías y resultan benéficas para evitar la retención de líquidos. Intente con esta sencilla receta del libro Jugoterapia con frutas y verduras. Cuatro tazas de melón y 2 tazas de patilla picada, retíreles las semillas y licúe con 1/2 cucharadita de jengibre rallado. ¡Y listo! Bébalo en las mañanas durante una semana.

¡No dé papaya!

Esta fruta picada o en jugo resulta una bendición si quiere dejarse dorar por el sol, gracias a su contenido de betacaroteno. Pero no abuse porque consumida en exceso puede tornar amarillentas o anaranjadas las palmas de las manos y las plantas de los pies. Además, esta fruta contiene papaína, una enzima con potencial alergénico relacionado con sibilancias, congestión nasal y dificultades respiratorias.

Bájele a la ansiedad

Así crea que les ha bajado a las revoluciones porque se acercan las vacaciones, no nos digamos mentiras: más de uno en plena temporada de descanso sentirá el corazón todavía a mil y estará preso de la ansiedad. Para aliviar esta sensación, licúe un banano con 1/4 de lb de fresas y una pera (si quiere agregue unas cuantas gotas de valeriana o su infusión favorita). Así sugiere el libro Zumoterapia, de la doctora María Concepción Vidales, especialista en nutrición, dietética humana y trastornos del comportamiento alimentario.

Manzana, ¿buena para pecar?

No necesariamente. Esta fruta, sin importar si es verde, roja o amarilla, figura en la lista de los carbohidratos buenos en Los secretos de @Sascha Fitness, la venezolana que se hizo famosa en las redes sociales por su estilo de vida saludable. La recomienda por su alto contenido de fibra, especialmente pectina, que controla el apetito, y es un maravilloso antioxidante debido a sus concentraciones de quercetina. Además el azúcar de esta es –en su mayor parte– simple, lo que ayuda a mantener en equilibrio los niveles de azúcar en la sangre.

Fruta, el mejor postre

Si su objetivo es perder kilos o por lo menos no aumentar los que ya tiene de más, en El mito de las calorías, best seller de The New Yok Times escrito por Jonathan Bailor, especialista en nutrición y ejercicio físico, se recomienda consumir entre una y tres raciones de fruta baja en azúcar. Los cítricos como la naranja, por ejemplo, contienen nutrientes saludables como la vitamina C, que ayuda a prevenir resfriados y es antioxidante (combate los radicales libres). Otras frutas bajas en fructosa que recomienda son: fresa, guayaba, limón, melón, papaya, aguacate y melocotón.

1. Haga, de antemano, un plan de menús para los días en que va a celebrar. Esto permitirá saber qué va a comprar y en qué cantidad. Cuando elabore este plan piense en el tipo de alimentos que le gusta a toda la familia y que, a la vez, sean valiosos nutricionalmente. Rompa la rutina, por ejemplo, al desayuno ofrezca a su familia opciones sanas, sabrosas y divertidas. Son muchas las posibilidades.

2. Tenga en mente la moderación. Eso no quiere decir que se prive de los placeres gastronómicos. Se trata de disfrutarlos inteligentemente. Un elemento clave es regular las porciones.

3. Conviene hacer las comidas completas, incluyendo las intermedias. Esto evitará que tras un ayuno (por ejemplo, de desayuno y almuerzo) se llegue con demasiada hambre a la comida.

4. Modere o evite la comida chatarra. Paquetes de fritos, galletas industriales, embutidos, fiambres, entre otros, tienden a ser muy calóricos y llenos de aditivos químicos. Si mantiene en casa una buena cantidad de frutas, seguramente toda la familia ‘picará’ de estas. Si por el contrario tiene bolsas de comida chatarra, será muy fácil caer en la tentación.

5. Procure que las bebidas sean saludables. Recuerde que disponemos de una variedad increíble de frutas para hacer jugos, batidos, smoothies. Evite las bebidas gaseosas y alcohólicas, porque están repletas de calorías. Recuerde que el agua es una aliada muy valiosa que hace maravillas en el organismo.

6. Un último consejo: trate de moverse. Camine, corra, trote, nade, baile... El movimiento es esencial para estar en forma.

REDACCIÓN CARRUSEL