Archivo

Las frases del encuentro de Raúl Castro y Barack Obama

Estuvieron de acuerdo con que el bloqueo económico no sirvió a los intereses de las partes.

notitle
22 de marzo 2016 , 01:14 a.m.

Raúl Castro
Presidente de Cuba

“El bloqueo es el obstáculo más importante para nuestro desarrollo económico y su eliminación es esencial para normalizar las relaciones bilaterales (...). El bloqueo continúa en vigor y tiene componentes disuasivos y efectos intimidatorios de alcance extraterritorial”.

“Nos oponemos al doble rasero sobre los derechos humanos. Cuba tiene mucho qué decir y mostrar en esta materia (...). Dame una lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos (...). Si hay una lista, por la noche van a estar sueltos (...). No es correcto preguntarnos por presos políticos. Díganme el nombre del preso político y ya”.

“Ratifico que debemos poner en práctica el arte de la convivencia civilizada, que implica respetar y aceptar nuestras diferencias y no hacer de ellas el centro de nuestra relación, sino promover vínculos que privilegien el beneficio de ambos países y pueblos”.

“No concebimos que un Gobierno no defienda o garantice el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, a la alimentación y el desarrollo, el salario igual por trabajo igual y los derechos de los niños”.

“Es necesario que Estados Unidos devuelva el territorio ocupado ilegalmente por la base naval de Guantánamo”.

“En Cuba defendemos los derechos humanos. Consideramos que los derechos humanos son indivisibles, interdependientes y universales”.

“Si me quedo me hacen 500 preguntas. Yo dije que iba a contestar una pregunta y voy a contestar una y media”.

Barack Obama
Presidente de Estados Unidos

“Tras cinco décadas de relación difícil, Cuba y Estados Unidos tenemos serias diferencias, como sucede con el tema de los derechos humanos y la democracia, asuntos sobre los que hablamos franca y sinceramente (...). El embargo va a terminar, lo que no puedo decir con seguridad es cuándo”.

“Doy las gracias al presidente Castro por ser anfitrión de las conversaciones del proceso de paz en Colombia”.

“Lo que hicimos por 50 años no sirvió ni a nuestros intereses ni a los cubanos. Si seguimos haciendo algo repetidamente que no ha funcionado, tiene sentido intentar algo nuevo”.

“Creemos que cuando compartimos nuestras más profundas creencias e ideas al respecto, sobre la base del respeto mutuo, los dos países podemos aprender y mejorar la vida de nuestros pueblos (...). Estoy aquí para enterrar el último vestigio de la Guerra Fría en América”.

“El destino de Cuba no será decidido por EE. UU. ni ninguna otra nación (...). El objetivo del diálogo sobre derechos humanos no es que EE. UU. le dicte a Cuba cómo debe gobernarse, sino asegurarnos de que tenemos una conversación franca, honesta sobre este tema”.

“Dejé en claro que Estados Unidos continuará defendiendo la democracia, incluyendo el derecho del pueblo cubano a decidir sobre su propio futuro (...). No vemos a Cuba como una amenaza para Estados Unidos (...). La conclusión es que creemos en el pueblo cubano”.

INTERNACIONAL