Archivo

Por qué la Corte negó extradición de mujer buscada por la Interpol

No podría ser enviada a EE. UU. debido a que la pena por su delito no amerita que sea extraditada.

notitle
20 de marzo 2016 , 10:35 p.m.

Adriana Herlinda Jaramillo Arango esperó 10 meses en la cárcel del Buen Pastor en Bogotá a que llegara la orden de extradición a los Estados Unidos.

Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia, sala de Casación Penal, negó la solicitud de traslado que pesaba en su contra.

La Fiscalía ordenó al Inpec su libertad inmediata ante el concepto desfavorable del alto tribunal.

Jaramillo Arango, de 50 años, fue capturada por la Dijín el 14 de mayo del 2015, en cumplimiento de una circular roja en su contra que llevó a que su foto fuese publicada en 180 países del mundo. De las más buscadas por la Interpol.

La detención de Jaramillo Arango se produjo en el aeropuerto El Dorado, en la sala de conexión de la aerolínea LAN.

La justicia de Nueva Yersey había solicitado su traslado para que respondiera por un caso de homicidio simple, al realizar un procedimiento médico que ocasionó la muerte de su paciente, además de carecer de licencia para tener un consultorio médico.

De acuerdo con el expediente, la colombiana practicaba cirugías ambulatorias en su lugar de residencia en el poblado de Rahway, calle West Scott.

En medio de un procedimiento estético a una oficial de Policía de los Estados Unidos, Olga Arroyo, la paciente, sufrió un paro cardiorrespiratorio.

Los hechos ocurrieron el 21 de noviembre del 2007, cuando, según el fiscal del condado Unión, Theodore Romankow, Jaramillo dejó morir a su paciente por no prestarle ayuda cuando observó su grave estado de salud. Tras el suceso, la médica huyó del sitio y dejó abandonada a la oficial de Policía.

Olga Arroyo, de 41 años, fue trasladada a un centro asistencial, en donde los médicos no pudieron hacer nada por salvarla.

El dictamen forense determinó que se había tratado de un homicidio no premeditado; que en un acto ilegal, la médica le había inyectado el doble de lidocaína –un anestésico local–, lo que le produjo una reacción alérgica que provocó su posterior deceso.

Entre los agravantes en su contra, las autoridades norteamericanas indicaron que, además, Adriana Jaramillo practicaba cirugías estéticas sin contar con equipos de reanimación necesarios en emergencias como estas.

También se le señala de haber sido reincidente, pues, dice la investigación, se supo de otro caso similar año y medio antes.

El mismo informe dice que Jaramillo Arango abandonó los Estados Unidos con una falsa identidad, y que, en ese país, la prófuga “empleó varias identidades para moverse”.

Como la decisión de la Corte Suprema de Justicia en Colombia solo se limita a la negación de la extradición, la circular de la Interpol sigue vigente.

La Corte argumentó que “las conductas punibles por las cuales se le acusa a Jaramillo Arango se adecúan exclusivamente al delito de homicidio culposo”. En conclusión, la pena no estaría dentro del mínimo para ser extraditada.

JUSTICIA