Archivo

La Barraquer devolverá la salud visual a cien personas

La clínica, con apoyo de Satena, brindará atención oftalmológica a personas de escasos recursos.

notitle
20 de marzo 2016 , 08:10 p.m.

Carmen Barraquer y su familia, así como expertos convocados a participar en la campaña Ojos por Colombia, escogerán 100 casos de personas que requieran de urgencia un tratamiento médico para sus ojos. Se seleccionarán las historias clínicas más complejas de las zonas más apartadas del país.

La doctora Carmen Barraquer Coll habló con EL TIEMPO sobre los pormenores de la obra social.

¿Cómo surgió esta iniciativa?

Hemos hecho obras sociales toda la vida, la clínica Barraquer siempre ha tenido una consulta económica; en 1958 era gratuita.

Nuestra filosofía es la salud para todos, sin diferencias. Por desgracia, la sociedad de consumo nos obliga a cobrar la medicina; todos tenemos que vivir, pero el principio fundamental es que haya salud para todos.

Siempre hemos tenido dos consultas, una económica y una particular. Es una lástima que con el tiempo hayamos perdido al paciente de la económica, que nos gusta atender. Ese paciente ya está en el Plan Obligatorio de Salud (POS), y en la clínica no tenemos POS, pero con la campaña Ojos por Colombia podemos acceder a un grupo de ellos.

Hace dos años surgió la primera campaña y operamos 45 casos, celebrando los 45 años de la fundación de la clínica. Este año serán los 100 años del nacimiento de mi padre y vamos a atender a 100 pacientes.

¿Este año cuáles serán las sorpresas?

Este año, la empresa Satena nos ofreció financiar los tiquetes de los pacientes que vienen provenientes de los lugares de Colombia a donde llega esta aerolínea, como Saravena, Tame, Puerto Carreño, Puerto Inírida, Mitú, Florencia, Tumaco, Buenaventura, Quibdó, Bahía Solano y Corozal.

Las ayudas llegarán a quienes viven muy lejos del centro del país. Estamos contentos de poder atender la gente que tenga problemas visuales que se puedan resolver. Creamos la página web www.ojosporcolombia.com para que las personas accedan y nos cuenten su caso. Luego haremos la selección de los beneficiarios.

¿Qué patologías se atenderán?

Todas, excepto la corrección de miopía, hipermetropía, eso no lo vamos a atender en esta campaña, pero sí vamos a atender todo lo que sea retina, cataratas, problemas de plástica ocular, tumores, eso y mucho más vamos a priorizar, que son problemas muy frecuentes de las regiones que queremos ayudar. Por ejemplo, niños con estrabismo, con catarata congénita, todo eso lo podemos tratar. Esta campaña va a durar cerca de un año; tardaremos ese mismo tiempo en realizar las operaciones.

¿Por qué no se sabe con exactitud cuáles son las enfermedades oculares que más se registran en esas poblaciones?

Porque no existen estadísticas, y eso es grave. La catarata, por ejemplo, no es una enfermedad, es un mal de la vida, pero, como no se trate a tiempo, la persona se puede quedar ciega, inútil; la tienen que ayudar, no puede caminar sola, se pierde una fuerza de trabajo, o dos fuerzas de trabajo, porque siempre debe haber un cuidador.

Lo mismo pasa con el desprendimiento de retina. Por desgracia, a estas dos circunstancias médicas les están dando muchas largas en todas las EPS, y cuando los atienden ya no hay nada que hacer; había que tratarlas inmediatamente. En las regiones apartadas pasa eso. Estas campañas ayudan a un pequeño grupo de personas, pero para nosotros es mucho.

¿Faltan médicos que trabajen en las regiones?

Hemos hecho un esfuerzo grande por educar a médicos residentes que se fueran a vivir a las provincias, pero se quedan en Bogotá. Sin embargo, hemos logrado poner gente en el Huila y en algunas capitales del norte del país, pero faltan más centros a donde la gente pueda llegar. Faltan más médicos en provincia.

¿Hay casos que la hayan conmovido?

Muchos. El año que viene cumplo 40 años de ejercicio profesional. A lo largo de la vida he visto todo lo imaginable; uno dice, cómo puede ocurrir esto. Recuerdo a un niño de 14 años: fue recogido por una madre pobre, con siete hijos. Estaba en un basurero, registraba una lesión cerebral severa, con el movimiento totalmente incontrolable, ciego y sordo. Esa mujer lo cuidó, algo que ya es increíble, y lo trajo a la clínica; le operamos un ojo, le hicimos un trasplante de córnea. Le tuvimos que poner unas férulas en los brazos para que no se golpeara los ojos. Su comportamiento cuando vio cambió totalmente. Solo se dejaba tocar por su mamá. Así estuvo durante muchos meses. Le aflojábamos los vendajes por un día y sus hermanitos le quitaron las férulas; se golpeó el ojo y lo perdió. Fue un episodio muy triste.

¿Cómo debe exponer su caso quien quiera hacerlo?

Tienen que acudir a un centro, a un hospital, a un médico privado para que este realice un diagnóstico escrito que se nos enviará por medios electrónicos. Lo importante es saber algo de la historia clínica del paciente y que allí veamos que tiene una visión recuperable. Ese es el parámetro fundamental, que la visión sea recuperable. Queremos tratar a niños con estrabismo, por ejemplo.

¿Cuándo se van a publicar los casos ganadores?

Del 15 de marzo al 15 de mayo. Ayer ya teníamos 270.000 inscritos en cinco horas de apertura de la página. Hay mucha gente de Arauca y de Chocó. Tenemos que hacer muchos comités, que son los que van a escoger los cien casos. Durante el año se irán tratando. Los costos del viaje y de estadía están cubiertos por el programa para el paciente y el acompañante. Vamos a atender solo casos de alta complejidad que devuelvan la visión.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
Escríbanos a @CarolMa