Archivo

'En La Paz es difícil, pero hay que ser inteligentes'': Carlos Bacca

El delantero del Milán no se guardó nada en esta entrevista con EL TIEMPO y FUTBOLRED.

notitle
20 de marzo 2016 , 04:04 p.m.

Carlos Bacca no pudo contener la risa cuando, el pasado lunes 7 de marzo, se le preguntó cómo lo había recibido el técnico del Milán, Sinisa Mihajlovic, tras la derrota 0-2 ante el Sassuolo, la primera en nueve fechas en el torneo de fútbol profesional de Italia. La pregunta, apertura de la entrevista, iba dirigida al colombiano porque de perder una pelota se vino el primer gol, y el DT serbio lo señaló en la rueda de prensa.

“(risas) Parece raro: el director técnico no pudo estar en el entreno, que más que todo fue de recuperación: él estaba en Roma en un acto de premiación de entrenadores de la liga”, declaró el mejor futbolista colombiano de la actualidad, desde la tranquilidad del hogar, desde donde habló de su estelar momento en Milán, en el que es el tercer mejor goleador del calcio italiano con 13 goles (aunque lleva más de un mes sin anotar) y de que, según la prensa de ese país, es el guía en el resurgir del Milán, que desea regresar a las competiciones de Europa. También habló de lo que espera con Colombia en las dos fechas de la eliminatoria al Mundial, contra Bolivia y Ecuador, empezando en La Paz, el próximo jueves, donde él ya anotó, el día de su debut con la Selección, en el 2010.

¿Cómo describe este momento en su primera temporada en Italia?

Aunque hemos bajado últimamente, me encanta que las cosas me salgan bien. Pero con ganas de que salgan mejor. Para eso, con la ayuda de Dios, estoy trabajando fuerte, con sacrificio, mucha dedicación y humildad.

¿Qué le costó más: adaptarse en Italia o en España, cuando llegó al Sevilla desde Bélgica?

Lo más difícil fue cuando salí de Colombia a Bélgica… Y en España, con todo y que allá me ayudaron mucho. Aquí en Italia encontré a Cristian Zapata (el defensa colombiano), que me facilitó todo: con el idioma, conocer la ciudad y todo lo que no solamente yo necesitaba, sino también mi familia. Estoy muy agradecido con él y con el resto del club. Y eso fue vital en mi ilusión con esta camiseta del Milán…

¿Cómo fue el recibimiento al llegar al Milán?

Con mucha expectativa. Aquí muchos esperaban un jugador de más nombre, por ejemplo el regreso de Kaká, pero llegué con humildad y rápido me gané el cariño y el respeto de la gente. Este no es el Milán de antes, este es un Milán que lleva 4 o 5 años sin pelear título en el Calcio, que está en proceso de construcción. Y queremos regresar a (la competencia de) Europa.

Antes de seguir con Italia, ¿qué tanto le costó llegar a Bélgica desde Colombia?

Fue muy duro. Era la primera vez que salía de Colombia tan lejos, aunque había ido a Venezuela. Llegué y me encontré con un frío terrible de 15 grados bajo cero, nieve, y no entendía nada del idioma. Era del hotel al estadio y de regreso al hotel. Los primeros días, mientras conocía la ciudad, bien: nunca había visto la nieve. Pero después todo me costó: fueron 30 o 40 días encerrado en el hotel, solo, con mi familia tan lejos, sin poder hablar con mis seres queridos, a veces, por la diferencia horaria. Lloraba a toda hora, pero mis padres, mis hermanos, mi esposa y escuchar a mi único hijo nacido, Carlos Daniel, me dio fortaleza… Recuerdo que en esos días transmitieron por televisión la Copa África y, aunque no entendía, eso me salvó para dejar de llorar.

Hace poco, Adriano Galliani, vicepresidente del Milán, dijo que si Carlo Ancelotti sigue como DT del Real Madrid, seguramente usted hubiera llegado a la ‘casa blanca’. Incluso parece ser que Ancelotti lo recomendó a usted al Milán. ¿Lo sabía?

No me enteré en su momento que me recomendó. Pero si ellos (los del Madrid) se interesaron en mí es porque me vieron en los enfrentamientos cuando jugaba en el Sevilla. Lo importante es que estoy en Milán y vamos camino a los objetivos: volver a Europa el próximo año: el 21 de mayo tenemos la final de la Copa Italia contra el Juventus, un rival fuerte, de primer nivel y líder de la Liga.

Ha tenido una particularidad y es que a cada equipo que llega es goleador, ¿tiene la misma ilusión con el Milán?

Ese es el objetivo a nivel grupal y a nivel personal, seguir mostrando mi mejor nivel, por eso me preparo cada día. Cada vez estoy más maduro, más profesional, al ciento por ciento tratando de corregir los errores que puedo cometer en la semana, en los partidos y yo creo que eso es lo importante. Ojalá que pueda seguir anotando muchísimos goles para ganar partidos y para ganar títulos.

En 29 fechas lleva 13 goles (más dos, en Copa de Italia), batió la marca de 10 tantos del ‘Tino’ Asprilla, su promedio es de 0,44 goles por partido. ¿Revisa las estadísticas?

No, para nada. No estoy pendiente de ellas. Me entero por redes sociales o porque me cuentan amigos. Tener récords me llena de alegría, pero por encima de ello me gusta lo colectivo, el equipo. Me fijo en los objetivos grupales. Tengo la fe y la ilusión de marcar muchos, pero no me pongo una meta.

Ante el Carpi marcó su soñado gol de rabona que tanto intentó, incluso con la Selección Colombia. ¿Quiere otro igual?

No he tenido más la ocasión de hacerlo. Pero de presentarse la oportunidad, con seguridad vuelvo a intentar hacer el gol más bonito de mi vida.,

¿Ya se siente un ídolo del Milán?

No, es difícil. Todavía no he conseguido nada, apenas estoy trabajando para aportar lo mejor de mí para el equipo; he recibido el cariño de la afición por el trabajo que vengo realizando, pero todavía falta mucho para ser un ídolo de una afición tan exigente.

En aquel debut del primero de marzo de 2009, marcando los goles en el 2-0 sobre Pasto, usted declaró: “es un buen comienzo para lo que viene”. ¿Pensó en todo esto que le ha sucedido?

En realidad, no. Uno se imagina cosas, tiene sueños. Las cosas van pasando. Primero quería ser profesional con Junior, luego venir a Europa, más tarde llegar a la Selección. Cuando llegué a Bélgica quise un club más grande… Y así...

¿Y ahora? Se dice que el Madrid, que el Bayern, que un equipo de China. Me imagino que su representante Sergio Barila lo tiene al tanto.

Ahora que estoy en Italia hubo dos equipos de China que me quisieron contratar. No es el momento. Mis pensamientos ahora mismo están con Milán.

‘Pibe’ Valderrama dice que es Bacca y 10 más con la Selección para estos partidos de las eliminatorias contra Bolivia en La Paz y Ecuador en Barranquilla. ¿Cree que es así?

Estoy contento por lo que vengo realizando, creciendo día a día con mi fútbol. Estoy orgulloso de esas palabras del Pibe, pero voy como uno más de la Selección.

¿Siente que está en deuda con la Selección?

Más que en deuda, quiero aportar más y voy a trabajar con esa mentalidad. Ojalá que todos los compañeros aporten para hacer un gran equipo.

Se dice que por su actualidad usted debe ser titular inamovible en la Selección...

Yo no pienso eso, quiero serlo, mas no me siento titular. Trabajo todos los días con la mentalidad de ser mejor y llegar en las mejores condiciones a la Selección para estar a disposición del cuerpo técnico, del profesor Pékerman. Yo me siento uno más que puedo aportar y trabajo para llegar a mi mejor nivel, y ojalá con la ayuda de Dios pueda estar ahí, ser inicialista y aportar lo mejor de mí.

En caso de que la Selección Colombia Sub-23 vaya a los Olímpicos y que el DT ‘Piscis’ Restrepo lo convoque, pero que también se dé el caso de que lo llamen para la Copa América Centenario, ¿a qué torneo iría, cuál elegiría?

Yo tengo la ilusión y los deseos de estar siempre en la Selección, porque para mí ponerme la camiseta es lo más lindo, y lo digo ahora: si el profe Pékerman me quiere llevar a la Copa América, estaré a disposición para ir y si después tengo que sacrificar mis vacaciones para ir a los Juegos Olímpicos, también estaré a disposición; después tendré unas vacaciones. Tengo la ilusión, las ganas y la ilusión de ir a la Copa América, ir a los Olímpicos, pero primero hay que clasificar y después estar en la convocatoria.

¿Qué le pasó a Colombia en el inicio de la eliminatoria?

Muchos cambios de jugadores en sus equipos y el nivel no es el mismo. Hay retiros, nuevos convocados. Pero este es el fútbol y hay que asumirlo en nuestro interés por ir al mundial.

Difíciles los dos partidos que vienen…

En La Paz es difícil, pero hay que ser inteligentes. El profesor Pékerman tendrá su diseño… Y también contra Ecuador en Barranquilla, pero ahora no es igual que el año pasado. Han pasado más de tres meses del último juego. Nosotros saldremos por las victorias.

¿La consigna es seis puntos de seis?

Sí, seis de seis. Vamos que vamos…

 

Marianella Ramos
Redacción FUTBOLRED

Estewil Quesada Fernández
Redactor de EL TIEMPO