Archivo

Adiós a María del Carmen, pionera de orquestas femeninas en Colombia

La vocalista, compositora y docente, que puso a sonar 'La Caderona', murió en Cali.

notitle
19 de marzo 2016 , 09:32 a.m.

En uno de esos diciembres rumberos nada sonaba más duro que La Caderona, pero a María del Carmen Alvarado le quedaron debiendo que a esa canción la declararan éxito de la Feria de Cali.

Ella, con su piel trigueña, su voz y el ritmo de su cadera, era la ‘Celia del currulao’. La compositora y docente, pionera de orquestas femeninas en Colombia, se despidió, este viernes, inesperadamente por una enfermedad, y dejó ejemplo del amor por la música.

Era quinceañera, en el Liceo Departamental, cuando decidió su pasión. Pasó por el Instituto Popular de Cultura (IPC). Y desde la universidad del Valle, en su licenciatura en música, formó la primera orquesta femenina de salsa: Yemayá. En el sitio web Acálibre la conocen como primera ‘bongosera’ colombiana.

En 1980 viajó a Europa en las danzas folclóricas de Univalle. Pasó por Caña Brava, luego montó María del Carmen y su grupo. Allí fue que La Caderona, canción del Pacífico, se volvió un éxito. “La he cantado tantas veces que ‘caderona vení meniate, vení meniate pa enamorate, caderona vení meniate’, me sabe a cacho. Pero es lo que más le gusta a mi gente”, decía.

Ella tocaba los timbales, la conga, la tumbadora, la guitarra, la flauta, el arpa, el cuatro, el piano. Ese amor lo heredó su hijo Sebastián, productor musical, que también tuvo la guía de su padre, el músico Enrique Estupiñán.

A sus alumnos de academia Musikitos desde 1982 les dejaba enseñanzas. La comunicadora Luz Marina Estupiñán dice que era una maestra.

Hoy, la artista era invitada de una jornada de poesía, en Comfenalco, dice Jenny Cabrera, de Fundación Parque de los Poetas. Cuenta que le puso música a un poema suyo para ese sitio del centro de Cali. “He perdido a una gran amiga y el país a una gran artista”.

Su despedida fue entre poemas y música porque decía: “Uno debería marcharse entre canciones”.

josval@eltiempo.com