Archivo

Los males que están cerrando el sendero de Monserrate

Los incendios, el invierno y las rutas no permitidas han causado desprendimiento de rocas y madera.

notitle
18 de marzo 2016 , 07:57 p.m.

El camino a Monserrate, el sitio más simbólico de peregrinación en el corazón de Bogotá, se convirtió en un calvario para los organismos de gestión de riesgos.

Cuando no son el verano y los incendios, es el invierno o la alta afluencia de personas en Semana Santa y la Navidad lo que obliga a las autoridades a tomar medidas drásticas para evitar hechos que lamentar.

Esta vez el sendero estará cerrado por lo menos ocho meses mientras se recupera la zona. ¿Qué sucede? Los incendios que se presentaron a mediados de diciembre pasado y a comienzos de año, junto con los fuertes aguaceros de los últimos días, han provocado desprendimientos de material quemado, bloques de madera, piedras y arenas.

Un reporte oficial señala que en enero una roca cayó sobre una caseta en el sector conocido como Pueblito, lo que puso en alerta máxima a las autoridades de la gestión de riesgos. Sobre todo ahora que se espera que a diario suban cerca de 50.000 personas por las celebraciones religiosas.

Richard Vargas, director del Idiger, dijo que el pasado incendio forestal quemó la “poca cobertura vegetal y dejó muchos bloques sueltos que comenzaron a rodar, lo que constituye un peligro para la gente”.

Los cerros orientales tienen suelos inestables de roca fracturada y es susceptible de desestabilizarse por incendios, excavaciones o por la presión de las personas que transitan por vías no autorizadas.

Vargas aclaró que el problema no es el sendero sino las zonas aledañas. Este viernes se terminaron los primeros trabajos de protección superficial con un manto, para garantizar el nacimiento de pasto y arbustos. Esto costó 700 millones de pesos.

La segunda intervención, que está en estudios y diseños y que se espera culmine antes de finalizar el año, consiste en evitar la caída de bloques de rocas que están sueltos. Se calcula que estos trabajos tienen una inversión de 3.000 millones de pesos.

“Hay que tener paciencia con la montaña. Es un tema de convivencia, de precaución y colaboración”, dijo el director del Idiger. Pero este cierre no es nuevo. El ritual se repite año tras año. Para esta época, se calcula que más de 120.000 visitantes entre feligreses, curiosos, turistas, deportistas o vendedores suben a pie por el camino al santuario.

Uno de los cierres más prolongados se inició el 21 de marzo de 2009. Por 30 meses se restringió el acceso mientras las autoridades locales anunciaban obras de adecuación del sendero con una inversión de 4.000 millones de pesos por parte del Distrito más 2.000 millones por parte de la Arquidiócesis de Bogotá.

Impacto para peatones

El anuncio de la apertura del camino se hizo el 17 de noviembre de 2011. Ese día se dio vía libre al ingreso de peatones, pero la afluencia durante los siguientes días fue de tal magnitud que pronto se comenzó a sentir el impacto de los caminantes sobre el terreno.

Y las cosas no salieron del todo bien. Mes y medio después, con la llegada del nuevo año, también aumentó el número de visitantes a tal punto que en enero de 2012 se tuvo que tomar medidas: miles de personas subieron por donde pudieron lo que ocasionó desprendimiento de piedras, ramas, arbustos y palos, y el suelo se volvió a erosionar. Incluso algunos caminaron sobre el túnel del Funicular, lo que provocó problemas de desprendimiento de rocas.

En Semana Santa de ese 2012, el santuario recibió más de 130.000 personas. Muchas de ellas evadieron el camino oficial y tomaron los senderos. Entonces la zona recibió el impacto de los imprudentes visitantes, quienes ocasionaron una mayor erosión en la montaña, que ya venía presentándose desde comienzos de ese año.

En aquel momento fueron atendidas más de 344 personas por diferentes situaciones de salud, se extraviaron y fueron encontradas 30 más, y fueron devueltos 1.447 menores con estatura inferior a un metro; lo mismo pasó con 58 mascotas y 99 mujeres en avanzado estado de embarazo.

Una semana después, el ingreso al camino estaba restringido mientras se recuperaba el terreno, se estabilizaba la zona y se recogía la basura.

Para este año y hasta noviembre, la ruta estará cerrada con el fin de evitar cualquier incidente. Se esperan fuertes lluvias y las autoridades no quieren arriesgarse a que se presente un accidente por cuenta de un camino al que cada día más y más feligreses quieren subir para cumplir sus plegarias y sus promesas.

Funicular y teleférico

Las autoridades van a instalar seis Puestos de Mando Unificado (PMU) en Semana Santa para la orientación e información de los visitantes. Uno de estos estará en Monserrate.

Los turistas y feligreses en general pueden subir al santuario en funicular o teleférico, que estarán en servicio los días santos entre las 5:30 de la mañana y las 5:30 de la tarde.

Otras opciones que tienen los feligreses para visitar son el cerro de Guadalupe, las iglesias de los sectores históricos en La Candelaria, Usaquén, Suba, Bosa, Usme y Fontibón. También pueden ir a los lugares tradicionales como las iglesias del 20 de Julio, Las Nieves, San Francisco, San Agustín, Lourdes, La Catedral Primada, entre otros sitios de interés.

BOGOTÁ