Archivo

Vibraciones de Elton John

Wonderful Crazy Night' es el trigésimo segundo álbum en la carrera del cantante.

notitle
18 de marzo 2016 , 06:57 a.m.

‘Wonderful Crazy Night’ es el trigésimo segundo álbum en la carrera de Elton John y el tercero en línea en contar con la colaboración de T-Bone Burnett, productor y músico norteamericano, clave en la carrera de Bob Dylan y Elvis Costello. El disco es un grato retorno a las raíces americanas de Elton John, lleno de referencias a su periodo más fructífero de los 70 gracias a melodías soul, gospel y R&B. Por eso no se sorprenda al encontrar en canciones del nuevo álbum sonidos que evocan a ‘Tumbleweed Connection’, ‘Honky Chateau’ y ‘Madman Across The Water’, 3 trabajos fundamentales entre 1970 y 1972. Y está bien que Elton John se inspire en Elton John, que se repita, que tome los mejores elementos de su carrera, porque cuando el artista británico decidió experimentar y salirse de los terrenos donde más cómodo se sentía, los resultados no fueron del todo alentadores (‘Leather Jackets’, del 86 y ‘Victim Of Love’ del 79, son claro ejemplo).

Este nuevo trabajo es mucho más alegre y ambicioso que ‘The Diving Board’ de 2013. Hace 3 años John, lejos de la necesidad de crear éxitos y sin tener que comprobar o legitimar su importancia ante su legión de fanáticos y menos al mundo de la música, maduró gracias a la nostalgia. Es evidente en un periodo de 13 años donde ha construido una obra sólida que superó su producción de fines de los 80 y principios de los 90 cuando cayó en clichés del pop y una imperante necesidad comercial de adaptarse a un mercado dinámico, cambiante, de la mano de nuevas plataformas para disfrutar de la música. Trabajos como ‘Songs from the West Coast’ (2001), ‘Peachtree Road’ (2004) y ‘The Captain & the Kid’ (2006) son reflejo de esa madurez y sabiduría con el que un artista enfrentó el paso del tiempo gracias a buenas canciones y menos éxitos radiales. Así que en esa onda, Elton John regresó este año con el sexto álbum del milenio y uno de los más sólidos de su carrera. Esto último no hay que tomarlo como el clásico cliché de quien escribe sobre una leyenda que regresa.

Para dar forma al trabajo, John invitó nuevamente a Bernie Taupin, su coequipero de lujo y a la banda que lo acompañó desde mediados de los 70 hasta hasta 2006, para crear un disco que tardó solo 17 días en grabarse. 10 canciones frenéticas que tienen en ‘Wonderful Crazy Night’, ‘In The Name of You’, ‘A Good Heart’ y ‘Looking Up’ (un revival de ‘I´m Still Standing’), los momentos más interesantes. Un disco que también funciona como un viaje por el túnel del tiempo a los diversos periodos en la carrera de John, un artista, que a sus 68 años ha gozado todo lo que ha creado, sin el menor grado de culpa. Basta con observar la portada modo Jackson Pollock, con un sonriente Elton de cara a la incertidumbre que depara el futuro. Siempre celebraremos que artistas como John regresen con un puñado de buenas canciones y algo de buena vibra.

Jacobo Celnik