Archivo

Hogares impulsaron economía del país, pero comercio exterior la frenó

En el 2015, el consumo de las familias creció 3,9 %. Las exportaciones restaron 1,2 % al PIB.

notitle
17 de marzo 2016 , 10:08 p.m.

Los hogares colombianos fueron el motor que impulsó la economía del país en el 2015, mientras que el comercio exterior fue el que puso el freno y le restó 1,2 puntos porcentuales al crecimiento de la producción total del año pasado, que fue de 3,1 por ciento.

Es decir, por cada 100 pesos que produjo la economía, el consumo familiar puso 82,5 pesos, mientras que la caída en las exportaciones y el aumento de las importaciones restó 39,5 pesos a ese crecimiento. (Lea también: En 2015, la economía colombian creció un 3,1 %)

Así se desprende del informe sobre el Producto Interno Bruto (PIB) por demanda presentado el jueves por el Dane, según el cual, durante el 2015 el consumo de los hogares creció 3,9 por ciento, mientras que el gasto del Gobierno creció 2,8 por ciento, y aportó 15,8 pesos de cada cien pesos de crecimiento.

Por su parte, la formación bruta de capital (inversión), otro de los componentes del PIB por demanda, se impulsó en 2,6 por ciento, aportando así 25,5 de cada 100 pesos de crecimiento.

Cabe destacar que los crecimientos de la inversión fueron en compra de equipo de transporte (9,4 %) y en obras civiles (5,2 %). En contraste, cayó la adquisición de maquinaria (1,8 %).

En el cuarto trimestre, la inversión se mantuvo estable, sin registrar crecimiento ni disminución frente al mismo lapso del 2014.

Por el lado de las ventas externas, durante el 2015, la disminución de las exportaciones fue de 0,7 por ciento con respecto al año anterior, un declive que viene de tiempo atrás. (Lea también: Los servicios financieros fueron los que más crecieron en el 2015)

Lo que consumieron

Según el informe, la demanda de bienes y servicios por parte de los colombianos fue lo que más se incrementó: 7,1 por ciento, mientras que la utilización de restaurantes y hoteles creció en 5,6 por ciento y la de recreación y cultura se incrementó en 4,8 por ciento.

En el extremo opuesto, con una de las mayores caídas, se ubicó el consumo relacionado con las comunicaciones, que bajó en 2,4 por ciento.

El resultado final del consumo estuvo impulsado por un incremento en la demanda de productos durante el último trimestre del año, período en el cual se incrementó el gasto en 3,6 por ciento frente al mismo período del 2014.

De manera desagregada, en ese 3,6 por ciento del trimestre octubre-diciembre participaron los hogares con un incremento en el gasto de 3,3 por ciento, y el Gobierno, con 4,0 por ciento.

En ese último tramo del año, los consumos de los colombianos que más crecieron fueron servicios en restaurantes y hoteles (6,5 %); bienes y servicios diversos (6,3 %) y alquiler de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (3,9 %). En el mismo período se destaca la caída de la demanda de comunicaciones (-4,4 %) y transporte (-2,6 %).

De este consumo de los colombianos en medio de la desaceleración de la economía, Camilo Herrera, director de la firma Raddar, experta en consumo, dice que es reflejo de “los 350.000 puestos nuevos que se crearon el año pasado, lo que significa más demanda de productos”. De igual manera, agrega, los ciudadanos tuvieron ayuda financiera de sus familias en el exterior, pues “las remesas crecieron, pasando de menos de 8 billones en 2014 a 12,3 billones en 2015”.

El experto destaca que “el menor endeudamiento de los hogares le dio a las personas mayor ingreso disponible para comprar”.

La adquisición de productos con dinero disponible se aprecia, según Herrera, en el hecho de que la única categoría que no creció en ventas fueron los carros nuevos, que por lo general se adquieren con crédito.

Colombia sigue pasando al debe

A Colombia le hicieron falta el año pasado 18.925 millones de dólares para mantener equilibradas sus finanzas.

Así lo reveló el Banco de la República, que además señaló que este monto del déficit en cuenta corriente del país representa, como proporción del producto interno bruto (PIB), el 6,4 por ciento; 1,2 puntos porcentuales más de lo observado en el 2014.

La cuenta corriente es el indicador que permite ver el equilibrio de un país con respecto a lo que vende y compra al resto del mundo y los pagos que debe hacer por las inversiones que el resto del mundo le hace.

Aunque esos recursos fueron compensados por los ingresos que obtuvo Colombia a través de la inversión extranjera directa y la de portafolio, 12.108 y 9.807 millones de dólares, respectivamente, analistas advierten sobre la necesidad de que ese faltante se deje de financiar con recursos del resto del mundo.

“Mientras tengamos a alquien que nos siga financiando ese faltante, todo bien, pero no depende de nosotros que esa financiación llegue, porque en el momento en que nos la corten quedamos fregados, ya que no habrá cómo pagar”, dice Munir Jalil, economista jefe para el área andina del Citibank. (Lea también: Estos son los tres deterioros económicos de Colombia en el 2015)

El déficit en la cuenta corriente se debió a los menores ingresos por exportaciones que tuvo el país el año pasado, unos 14.026 millones de dólares.

También, aunque en menor medida, a los balances deficitarios de la renta de los factores (5.989 millones de dólares) y comercio exterior de servicios (3.981 millones), señaló el Banco de la República.

Aunque el resultado estuvo en línea con lo que esperaba el mercado, Munir Jalil dice que ese déficit es de los más altos del mundo.

La meta del Gobierno es reducir en unos 3.000 millones de dólares ese déficit y que sea 5,8 por ciento del PIB.

En enero se detuvo el aumento del déficit comercial en el país

Como ha sido tendencia desde el inicio del año pasado, la balanza comercial colombiana continúa presentando mes a mes un déficit en su comportamiento, y en enero del 2016 no fue diferente, pues llegó a 1.521,3 millones de dólares, una diferencia de 248,6 millones de dólares frente a ese mes del año anterior (1.769,9 millones de dólares).

Y si se mira el acumulado de ese desbalance en los últimos 12 meses, la cifra fue de 15.659 millones de dólares. Ese monto a noviembre de 2015 llegó a un máximo de 15.930 millones de dólares, lo que significa que ya van dos meses con un leve alivio.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), los mayores déficits se registraron en las balanzas con China (US$ 576,4 millones), Estados Unidos (US$ 471,7 millones) y México (US$ 176,2 millones), mientras que el superávit más alto se presentó con Panamá (US$ 93,6 millones).

El Dane también informó ayer sobre la disminución del 28 por ciento de las importaciones colombianas durante enero del 2016, comparadas con el mismo mes del 2015.

En ese período, las compras externas del país se redujeron de 4.885,0 millones de dólares a 3.519,6 millones de dólares.

Ese comportamiento se explica, principalmente, por la caída del 29,1 por ciento en el grupo de manufacturas, de 31,6 por ciento en el de combustibles y de 17,4 por ciento en el de agropecuarios.

ECONOMÍA