Archivo

'La CIJ no es una corte en la que se pueda confiar': Arrieta

El agente colombiano dijo que parecería que hubiera un deseo de favorecer a una de las partes.

notitle
17 de marzo 2016 , 09:53 p.m.

El agente colombiano ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Carlos Gustavo Arrieta, consideró que el fallo de ese tribunal vulnera el derecho al debido proceso de Colombia. Según dijo, la CIJ no es una corte en la que se pueda confiar y que tiene ganas de delimitar a los dos países.

¿Cuál es su opinión sobre el fallo?

Es una decisión absolutamente incomprensible y sin ninguna fundamentación desde el punto de vista legal. Me parece equivocada, contraevidente porque la Corte desconoce su propio fallo y su propia jurisprudencia. Este fallo vulnera el derecho al debido proceso de Colombia.

¿Por qué?

Colombia tenía el derecho a que se reconociera que esto ya fue motivo de decisión de la Corte y, por consiguiente, nuestro país no tiene por qué volverse a someter a controversia.

Se equivocó y por eso tiene razón Colombia al decidir no comparecer más, porque definitivamente no es una corte en la que se pueda confiar, y me parece que definitivamente ya se aprendió la lección de que todos los asuntos limítrofes los tenemos que definir por acuerdo entre las partes.

¿Qué significa que Colombia no va a seguir en la Corte?

Que no va a comparecer más en esa Corte, es decir que el proceso podrá continuar, pero sin la participación colombiana. De todas maneras, si una de las partes no comparece, el proceso continúa. Colombia podrá presentar consideraciones, pero no aparecerá formalmente en el proceso.

La Corte aceptó la excepción de Colombia en torno a que Nicaragua debe acudir previamente a la Convención del Mar ¿Eso sirve de algo?

Lo aceptó, pero no le adjudica ninguna consecuencia, porque lo que dijo fue que está facultada para delimitar así no haya una recomendación de la comisión de límites. Eso es algo inusual y novedoso, pues no es claro que tenga un fundamento jurídico.

Pero ese no es el problema fundamental, sino es que la Corte desconoció lo que ella misma había decidido en 2012, y se ve que tiene unas ganas enormes de hacer una delimitación. Nicaragua ya presentó las pruebas que tenía que presentar, ya no puede presentar absolutamente nada más, pero que se le haya permitido presentar más evidencia me parece que es un abuso desde cualquier punto de vista.

¿Qué sensación le queda tras el fallo?

Me siento muy mal porque no ganamos, pero me da mucha rabia porque una cosa es cuando uno pierde en justa lid y uno entiende que es parte del proceso, pero otra es cuando se pierde como en este caso, con una decisión que es totalmente contraevidente y contraria a lo que la misma Corte dice.

Pero la decisión final fue de empate…

Es relevante haber tenido una decisión dividida que solamente se decide porque el voto del presidente cuenta por dos, pero no es porque realmente hayan tenido más votación. Lo que pasa es que por cuenta del reglamento que dice que el voto del presidente cuenta más es que termina ganando Nicaragua.

Entonces, lo mejor es retirarse de la jurisdicción de la CIJ…

Colombia no tiene por qué confiar en una institución que toma una determinación de esta naturaleza, de una manera tan precaria que termina decidiendo por cuenta de un tecnicismo del reglamento. No tiene mucho sentido seguir.

¿Se la está ‘montando’ la Corte a Colombia?

Yo creo que sí. No veo que exista ninguna razón que justifique esa decisión, no hay ninguna razón legal ni nada en los antecedentes que permita pensar que la corte tenga fundamento para lo que hizo. Me parece que es una determinación que no se acomoda para nada a las normas que rigen la materia. Yo siento que sí, aquí más bien parecería que hubiera un deseo de favorecer a una de las partes.

Los que no han acatado fallos

Naciones como Estados Unidos, Francia, Argentina, Nigeria e Israel no han acatados decisiones de la CIJ.

Según el capítulo VI de la carta de las Naciones Unidas, cuando esto ocurre, el Estado afectado puede acudir al Consejo de Seguridad de la ONU para que este haga cumplir la decisión judicial.

Sin embargo, de acuerdo con el internacionalista Rafael Nieto Navia, las consecuencias de desafiar decisiones de la CIJ no llevan históricamente a sanciones de la ONU.

Así ocurrió con Estados Unidos, que en junio del 2001 fue condenado por ejecutar a un ciudadano alemán sin el debido proceso. No acató el fallo y tampoco recibió sanción.

En 1977, Argentina desconoció un fallo que le ordenó aceptar la soberanía chilena sobre unas islas. El asunto entre las dos naciones escaló a tal punto que fue el Vaticano el que finalmente medió. (La CIJ) a Israel le cuestionó la construcción del muro de Cisjordania, que todavía se mantiene.

El voto definitivo en caso de plataforma continental

El voto del francés Ronny Abraham, presidente de la CIJ, fue el definitivo para que la Corte se declarara competente en cuanto al caso de la plataforma continental, luego de que en este tribunal se diera un empate ocho a ocho.
Abraham fue consejero de Estado y director de asuntos europeos del Ministerio de Asuntos Exteriores de su país.

Entre 1998 y 2004 fue la cabeza de la delegación francesa ante la Asamblea General de la ONU. Representó a Francia ante el Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea y ante el Tribunal europeo de Derechos Humanos.
Desde 2005 se desempeña como juez de la CIJ, órgano del que es presidente desde el 6 de febrero del 2015.

JUSTICIA