Archivo

Manejo biológico de aguas residuales recibe patente

Se espera que municipios y empresas locales que tengan aguas biodegradables utilicen este método.

notitle
17 de marzo 2016 , 09:13 p.m.

Una investigación que Miguel Peña Varón inició en el 2000, como parte de su trabajo doctoral en la Universidad de Leeds (Inglaterra) para el tratamiento, a bajo costo, de aguas residuales, obtuvo patente en Estados Unidos. De este modo, Blaat (Biorreactor Lagunas Anaeróbicas de Alta Tasa), del Instituto Cinara, de la Universidad del Valle, fue reconocido como un proyecto innovador.

Peña, director del Cinara, explica que “todo desecho líquido que contenga materia orgánica es susceptible de ser tratado o purificado de manera biológica: en el sistema Blaat se utilizan microorganismos (arqueas) para lograr un agua más limpia”.

Destaca que es un modelo eficiente y barato para descontaminar aguas de comunidades de bajos ingresos, “que podría generar un real impacto a través de su transferencia a pequeños operadores de este tipo de sistemas”.
Señala, además, que no requiere el uso de químicos, como ocurre con los métodos de las plantas tradicionales de tratamiento de aguas residuales (Ptar).

Andrés F. Toro, del grupo de investigación del Cinara, explica que las arqueas son organismos presentes en las aguas servidas que, al consumir materia orgánica, generan biogás. En este proceso, manteniendo la temperatura ambiente y la ausencia de luz (a cuatro metros de profundidad), se acelera la reproducción de arqueas y el tratamiento de las aguas.

Una limitante es que se requiere mayor espacio para almacenamiento mientras los organismos hacen su trabajo, pero ese proceso aporta otra ventaja: menos lodos.

En los métodos convencionales es más alta la cantidad de lodo y residuos, mientras en el Blaat la mayor cantidad de materia orgánica se convierte en gas.

Se espera que municipios, pequeñas comunidades y empresas locales que tengan aguas biodegradables para tratar, utilicen este método de investigadores de la región.

CALI