Archivo

Boyacá alza la voz contra el gobierno Santos

Hay marchas en varias ciudades, pero actividades en colegios no se suspenden.

notitle
17 de marzo 2016 , 10:10 a.m.

Labriegos, trabajadores de la salud, pensionados, docentes, transportadores y comerciantes. Son muchos los gremios que decidieron sumarse hoy al paro nacional que tan solo en el departamento reunirá a más de 2 mil personas. Pero, ¿cuáles son las razones de la protesta en Boyacá?

Al unísono en Tunja, Sogamoso y Chiquinquirá, en donde se realizarán las concentraciones más grandes, la voz será de reclamo al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos por el incumplimiento de acuerdos con varios gremios.

“Esta es una coyuntura muy grande porque nos vamos a juntar todos los sectores sociales, y cuando revisemos el panorama nacional nos daremos cuenta que no solo al sector agropecuario, sino a los transportadores de carga, a la salud, a la educación, a todo el mundo le ha incumplido el Gobierno”, explicó el dirigente César Pachón.

La crisis de la salud, los altos precios de los combustibles y los insumos agropecuarios, la privatización de la educación, el mínimo aumento en el salario mínimo y hasta el remate de tierras de los labriegos endeudados con el Banco Agrario, están en la lista de motivos por los que el departamento realiza la manifestación.

“Boyacá protesta porque el Gobierno nacional no les cumplió a las Dignidades, porque no hay recursos para la educación pública, por las decisiones políticas, sociales y económicas del Presidente Santos”, mencionó Laureano Torres, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Boyacá.

Quienes hoy marcharán aseguran que se cansaron de los diálogos infructuosos con los ministros porque nunca se vieron resultados, y esperan que la movilización sirva para llamar la atención del Gobierno.

“Este será un solo día de movilización y es una advertencia para el Gobierno nacional, para que después no diga que no le avisamos Presidente, es un campanazo de alerta”, mencionó César Pachón.

Los líderes sindicalistas aseguran que la de hoy será una movilización pacífica y que ni el transporte público ni colegios y muchos menos el orden público se verán afectados.

“En los centros de salud vamos a garantizar la prestación del servicio, solo haremos un pequeño cese de actividades para informarle a los usuarios los problemas que tiene la red hospitalaria, pero no se suspenderá en ningún caso el servicio”, explicó Elizabeth Sandoval, presidenta departamental de la Asociación Nacional Sindical de Trabajadores de la Salud.

Sin embargo, los líderes de esta movilización aseguran que, aunque solo será un día de asambleas y marchas, este podría convertise en el abre bocas de algo más grande si el Gobierno nacional no les cumple.

Los dirigentes afirmaron que luego de la manifestación se reunirán para analizar si la protesta tuvo el alcance que esperaban y esperarán respuesta del Gobierno nacional.

Aunque aseguran que no hay nada seguro, no descartan un paro nacional indefinido posterior a Semana Santa o en los meses que vienen.

Sector salud también pide ayuda

Los trabajadores del sector salud saldrán hoy a marchar para exigirle al Gobierno garantías para continuar con la prestación del servicio en el departamento.

Harán visible la problemática que viven por cuenta de las deudas que sostienen las EPS como Saludcoop y Caprecom con los hospitales de Boyacá que los tienen en quiebra.

“Las deudas no permiten el normal funcionamiento, hay trabajadores y proveedores a los que no se les pagan sus salarios desde hace meses y el Gobierno no hace nada”, explicó Elizabeth Sandoval, presidenta de Anthoc.

Por esa razón, hoy las ESE tampoco cuentan con personal médico; ni especialistas, ni médicos generales, ni enfermeras han querido aceptar los cargos en los que no les garantizan pago de sus honorarios.

“La deuda con la red pública hospitalaria de Boyacá es de aproximadamente 230 mil millones de pesos y los pacientes están entre los más perjudicados”, mencionó María del Carmen Sánchez, vicepresidenta de Anthoc.

A pesar de que muchos se unirán a las marchas, los hospitales no cesarán labores durante el día.

Maestros rechazan políticas del Gobierno

Los maestros saldrán hoy a apoyar la manifestación y pedirán garantías para implementar la jornada única en Boyacá.
Aseguran que el departamento no está preparado para aplicarla en los colegios y que se necesita inversión en infraestructura, transporte, alimentación y contratación de docentes con los perfiles adecuados.

“A la par se viene adelantando una mesa nacional en la que se debaten temas como la contratación de salud para el magisterio, entre otros temas”, dijo Jairo Rubio, presidente de Sindimaestros.

Allí también se debate la evaluación diagnóstica formativa para los maestros, en la que determinan los requisitos para el ascenso o reubicación de los docentes y el pago de algunas deudas que tiene el Gobierno con los docentes que prestan sus servicios en lugares de difícil acceso.

De los resultados dependerá que el gremio apoye o no una nueva iniciativa de paro.

Campesinos volverán a protestar

Los altos costos de los insumos, el remate de las tierras de los labriegos y las importaciones son motivos suficientes para los campesinos que hoy rechazarán a viva voz las políticas del Gobierno Santos.

Según los líderes agrarios, el Gobierno nacional ha cumplido en menos de un 5 por ciento todo lo que les prometió a los labriegos y la diferencia hoy no es mucha con respecto al Paro Agrario que paralizó al país.

“En los acuerdos que habíamos firmado decían que no iban a quitarles las tierras a los compañeros, pero ahora se las están rematando”, mencionó César Pachón, líder campesino.

Las importaciones y los tratados de libre comercio también los tienen sumidos en una profunda crisis, así como el precio de los insumos que se mantiene ‘por las nubes’.

“Están importando papa, leche y cebolla sin aranceles, pero eso no se traducirá en descuento para los consumidores, esos descuentos se los quedará el importador o el distribuidor”, mencionó Pachón.

Los labriegos aseguran haberse cansado de las promesas sin cumplir, de los continuos diálogos que no arrojaron resultados y ahora esperan que el Gobierno escuche la protesta y ofrezca soluciones verdaderas.

“La de hoy será una movilización de un solo día, es una advertencia para que el Gobierno nos mire y nos cumpla, después no diga que no le avisamos señor Presidente”, indicó el líder quien aseguró que la manifestación de hoy debe ser un campanazo de alerta.

Catalina Moreno B.
BOYACÁ SIE7E DÍAS