Archivo

Las razones por las que La Haya no es competente en caso de Nicaragua

Colombia da argumentos para desconocer la jurisdicción de la Corte Internacional en este proceso.

notitle
16 de marzo 2016 , 10:23 p.m.

Colombia argumenta que la Corte Internacional de Justicia de la Haya (CIJ) no es competente para conocer sobre la demanda de Nicaragua en cuanto a su pretensión de extender su actual plataforma continental. (Lea también: Colombia tiene este jueves un día definitivo en Corte de La Haya)

Estas son cinco de los argumentos del Gobierno Nacional:

1. El 27 de noviembre del 2012, Colombia denunció con efecto inmediato el Pacto de Bogotá, por lo que no se podrían iniciar demandas contra nuestro país en la CIJ a partir de esa fecha, pues ya salía de la jurisdicción de ese tribunal internacional.

2. La competencia de la Corte para conocer de la demanda sobre la plataforma continental extendida se agotó en el fallo del 19 de noviembre del 2012, en el que esta alta corte reconoció derechos a Nicaragua sobre aguas del Caribe.

3. Para Colombia, el diferendo marítimo entre los dos países ya fue definido por la CIJ en el fallo del 19 de noviembre del 2012, que es definitivo y sobre el cual no hay nada más que resolver. (Lea también: 'Corte de La Haya no es competente para conocer demandas de Nicaragua')

4. La demanda de Nicaragua constituye una solicitud de revisión del fallo del 19 de noviembre del 2012, lo que no es jurídicamente viable porque esta decisión no permite apelación alguna.

5. Los abogados del país argumentan además que antes de interponer esta demanda, Nicaragua requería de un concepto favorable por parte de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (entidad de la ONU), documento que aún no tiene.

Los alegatos sobre el incumplimiento

En lo que tiene que ver con la demanda sobre el supuesto incumplimiento del fallo de noviembre de 2012, el Gobierno Nacional también tiene definidos sus argumentos.

Tras la denuncia al Pacto de Bogotá (retiro), no se podrían iniciar demandas contra nuestro país en la CIJ, pues Colombia ya salía de la jurisdicción de esa corte. (Lea también: Nicaragua señala que la demanda contra Colombia no quedó solucionada)

Nicaragua no presentó ninguna reclamación por la conducta de Colombia tras el fallo del 19 de noviembre del 2012 y solo lo hizo un año después de radicado el fallo a través de una nota de protesta.

Nicaragua no cumplió con la disposición contenida en el Pacto de Bogotá según la cual una controversia puede ser elevada ante la CIJ solo si antes esta no pudo ser resuelta por la vía diplomática entre los países.

La competencia de la CIJ debe estar fundada en el consentimiento de los países en disputa de llevar la controversia a la Corte, hecho que en este caso no se dio porque Colombia no manifestó su consentimiento.

Esa Corte no tiene jurisdicción para monitorear el cumplimiento de sus propios fallos. En caso de que un país incumpla alguna sentencia de la CIJ, debe manejarse mediante una reunión de consulta de ministros de Relaciones Exteriores en la OEA y, de no resolverse el desacato, debe acudirse al Consejo de Seguridad de la ONU. En el caso de la disputa con Nicaragua, ninguna de estas instancias se agotó.

Los que tomarán la decisión

Doce de los 15 jueces de la CIJ que estuvieron presentes en el fallo de noviembre del 2012 continúan haciendo parte de la Corte. Desde febrero del 2015 hay tres miembros nuevos; sin embargo, el juez australiano James Richard no hará parte de la decisión, dado que fue asesor de Colombia en el pleito fallado en el 2012.

Tanto nuestro país como Nicaragua tienen derecho a designar cada uno un juez para el caso, ya que ninguno de los dos tiene miembros en este tribunal. De esta manera serán 16 los jueces que decidirán si la CIJ es competente para conocer de las demandas de Nicaragua.

EL TIEMPO