Archivo

¿Qué le falta a la ciclovía dominical para ser mejor?

Los domingos salen cerca de 1'500.000 personas, entre ciclistas, peatones y deportistas.

notitle
15 de marzo 2016 , 09:44 p.m.

La ciclovía de cada ocho días tiene 121 kilómetros de recorrido y siete horas de duración. A ella asisten, en promedio, cada domingo, 1’500.000 personas, en bicicleta, caminando, en patines o practicando cualquier otro tipo de deporte.

Durante muchos años, este espacio se ha convertido en motivo de reunión de amigos, familiares y deportistas y, por lo mismo, en un referente mundial de la ciudad.

Sin embargo, muchos biciusuarios creen que es importante replantear su trazado, hacerla más larga y hasta conectar a los municipios vecinos de la ciudad.

Otros creen que darle más horas de duración sería importante para hacer más actividades que complementen ese día.

Integrar más a las mascotas y poner más baños públicos, al igual que regular la venta de comida en el recorrido, son parte de las sugerencias. EL TIEMPO habló con colectivos de ciclistas y usuarios de este medio de recreación dominical para conocer 10 cosas que le cambiarían o le agregarían a la ciclovía.

1. Es la mejor recreación

En lo primero que coinciden los usuarios de la ciclovía es que esta es la mejor oferta recreativa que tiene la ciudad y solo se compara a un día sin carro en París (Francia), donde se ven más de un millón de personas disfrutando de estas vías despejadas, con la diferencia de que en Bogotá se realiza 70 veces al año esta ciclovía. Darío Hidalgo, experto en movilidad y biciusuario, dijo que sería interesante que el horario se extendiera hasta las 4 p. m., para aprovechar la cultura gastronómica del centro y poder devolverse en cicla.

2. Ampliar el recorrido

“Durante el plan retorno no se debería quitar el corredor de la avenida Boyacá, sino restringir el horario”, señala Laura Bahamón, de la Mesa de la Bici. Agrega que uno de los puntos claves es poder ampliar las rutas a los municipios vecinos como La Calera. “A esto se suman algunos tramos que no están conectados, por ejemplo, entre la avenida Boyacá y la 9.ª, donde solo hay dos: en la 170 y 116”, aclara María Fernanda Ramírez, profesora de la Escuela Colombiana de Ingeniería. La docente agrega que falta mejorar la continuidad en la Boyacá entre la 138 y 116.

3. Vías en mejor estado

El mal estado de la malla vial no es ajeno a los ciclistas y menos cuando deben utilizar las vías del transporte mixto como sucede en la ciclovía. “Hay muchos baches y huecos enormes que se han detectado, sobre todo en la carrera 7.ª, esto se convierte en una trampa mortal para quienes salimos los domingos”, asegura Juan David, del colectivo Voto Bici.

4. Fomentar el reciclaje

Germán Prieto, de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, señala que gracias a la diversidad de público que visita la ciclovía y a la cantidad de empaques de plástico y botellas de gaseosa y agua que se desocupan en cada jornada se podrían realizar campañas para aprender sobre el reciclaje y evitar que muchas de ellas terminen tiradas en plena vía.

5. Préstamo de bicicletas

Andrés Vergara, del colectivo El Ciclopaseo, manifestó que en muchas ocasiones el préstamo de las bicicletas se convierte para muchas personas en su primer contacto con este medio de transporte. “No todos los que asisten a la ciclovía son ciclistas, hay muchos que caminan o van en patines y en su vida se han subido a una de ellas. El préstamo de bicis es muy importante”, agrega.

6. Más baños públicos

“Durante el recorrido por las ciclovías de la ciudad solo se encontró un baño público”, así lo dio a conocer en un informe la Defensoría del Pueblo, regional Bogotá. Fabián Munar, del colectivo Súbase a la Bici, señala que los baños son muy importantes donde están las actividades físicas como los aeróbicos o la rumba. “Donde se concentran los ciclistas, podrían estar más distanciados”, asegura.

7. ‘Barrido’ de biciusuarios

Son muchos los ciclistas que quedan lejos de su lugar de destino cuando el horario de la ciclovía se termina y deben serpentear con los carros que vuelven a las vías y arriesgar sus vidas. Laura Bahamón, de la Mesa de la Bici, señala que sería importante crear un corredor seguros para los ciclistas que aún están lejos de su casa. “Muchos de ellos están aprendiendo a montar en la bici y esto los vuelve más vulnerables y quedan aislados”, agrega Bahamón.
“Un carro que los guíe para culminar cada una de las rutas sería una solución que evitaría muchos accidentes”, agrega.

8. Más agua de la llave

Tal como sucede en algunos conciertos de rock al aire libre, donde los asistentes se pueden hidratar con agua de la llave, para Armando Rodríguez, del colectivo ConcienBiciate, esto sería un ‘hit’ en la ciclovía.
“Estos puntos de hidratación gratuitos son muy importantes, ya que muchos ciclistas en mitad de camino se quedan sin agua y muchas veces por falta de recursos económicos no la pueden comprar. Poderla encontrar fácilmente hace a la ciclovía más llamativa e incluyente”, agrega.

9. Actividades para todos

Aunque hoy existen espacios en los cuales se da cabida a las actividades con las mascotas y los niños, los usuarios señalan que estos deberían ser más amplios e integrarlos, en el caso de los menores porque son quienes utilizaran este medio de recreación en el futuro. Armando Rodríguez, del colectivo ConcienBiciate, dice que se deben diversificar estos espacios ya que solo se limitan a aeróbicos y una que otra feria. “El público de la ciclovía es muy diverso. Sería interesante ver en un parque un rincón de la lectura. Abrir espacios para los artistas que no dañen ni alteren el espacio publico”, agrega.

10. Transitar por los puentes

Cuando se sube un puente vehicular durante la ciclovía dominical, es obligación del ciclista bajarse de la bicicleta y pasarlo a pie. Fabián Munar, del colectivo Súbase a la bici, manifiesta que sería interesante hacer un piloto en algunos de los puentes donde el ciclista lo pase montado en la bici, teniendo precaución con los que van a pie. “Esto sería interesante, ya que el ciclista cotidiano debe enfrentarse a esta realidad en sus viajes diarios” agrega. Esta misma inquietud sobre los puentes la manifiesta el colectivo la Mesa de la Bici.

BOGOTÁ