Archivo

Cinco mejoras que tuvo Santa Fe para vencer a Cobresal

Aunque se encontró con un rival inferior, mostró un juego más sólido y contundente. Análisis.

notitle
15 de marzo 2016 , 08:42 p.m.

Santa Fe tomó vida con el triunfo en Chile de la semana pasada y ahora, en Bogotá, contra el mismo rival, recuperó mucho de su mejor juego. Llegó a siete puntos y tomó fuerza en el grupo 8. Acá, cinco aspectos que mejoró el equipo.

1. Contundencia. Santa Fe no solo atacó bastante a Cobresal, por distintos medios, sino que tuvo la eficacia para resolver el partido. Hizo tres goles y pudo hacer más. La diferencia de gol le permitió ser líder transitorio (este miércoles juegan Corinthians y Cerro). Si bien el equipo chileno no tuvo ni un remate a portería y no inquietó al cuadro cardenal, se destaca que Santa Fe no tuvo contemplaciones. Lo vio débil y por eso lo atacó. Le hizo tres goles. Así debe ser. Le sacó seis puntos y ahora tendrá una prueba más exigente, contra Corinthians.

2. La media distancia de Gómez. El argentino tuvo quizá su mejor partido en Santa Fe. Anotó dos goles en su mejor estilo, pateando desde fuera del área, una vía a la que Santa Fe le puede sacar mucho provecho. Seijas y Rivas también probaron con remates. El equipo buscó todo el tiempo el arco rival.

3. El juego aéreo. Santa Fe recuperó su mayor virtud, el juego aéreo, con el que suele hacer mucho daño. Cada que Seijas levantó la pelota de costado o en tiro de esquina, hubo peligro. De un tiro libre nació el primer gol de Gómez. De un tiro de esquina nació el tercero, de Tesillo, de cabeza. Yerry Mina también tuvo opciones de anotar por arriba.

4. Seijas, el guía. Aunque Gómez fue la figura del partido por sus goles, Luis Manuel Seijas mostró un nivel altísimo. No solo arrancando por la zona habitual, la izquierda, sino lanzándose al centro a cumplir funciones de creativo. Fue un buen asistidor, pero además buscó el arco contrario y varias veces remató. Llevó los hilos del equipo.

5. Otras armas. Santa Fe también mostró variables de ataque. Llama la atención la dinámica que le imprime a su ataque el jugador Carlos Rivas, con mucha movilidad y rapidez. Además, busca el arco rival. No anotó, pero lo intentó y fue importante. Es un gran complemento como segundo atacante. También hubo buena presencia del lateral Otálvaro, gestando jugadas y centros por su zona derecha.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO