Educación

Evolución en la calidad de la educación ha sido mínima

Así lo afirma un estudio de la Fundación Merani, que evaluó 15 años de resultados de las Saber 11.

Evolución en la calidad de la educación ha sido mínima
15 de marzo de 2016, 03:46 am

Luego de analizar los resultados de las Pruebas Saber, presentadas por estudiantes de último año de bachillerato entre el 2001 y el 2015, de los cerca de 13.500 colegios del país (privados y oficiales), la Fundación Merani concluyó que la evolución en materia de calidad durante este periodo ha sido mínima, particularmente en la educación pública.

De hecho, los autores de este trabajo insisten en que a este paso, “ni en 100 años podríamos igualar a Chile (el país más educado de la región) en el desempeño de las pruebas Pisa”.

Según el estudio, que demandó cuatro años, pese a que la inversión en colegios oficiales se ha duplicado en la última década, su desempeño no ha mejorado e, incluso, en algunos casos la tendencia ha sido a empeorar. Al contrario, dice el documento, la curva de evolución de las instituciones privadas va en ascenso.

Alejandro de Zubiría, director de la fundación, explica que “de todos los colegios oficiales, hay unos 1.500 que han mejorado, no a una supervelocidad, pero sí están avanzando. Sin embargo, vemos que hay alrededor de 5.000 que en 15 años no han mejorado ni empeorado, y otros 1.500 que tienden a empeorar”. Y añade que “no es posible que se aumente la inversión y no pase nada. Algo estamos haciendo mal”.

Estas afirmaciones hacen parte de una lista de siete conclusiones a las que la Fundación Merani llama “verdades incómodas” y que, según expertos en educación, vale la pena ponerles especial atención.

Que los colegios oficiales terminan siendo más caros que los privados; que las familias de estratos bajos deberían poder escoger un buen colegio para sus hijos; que los colegios ‘de garaje’ dan mejores resultados que la mayoría de los oficiales y que los megacolegios son una solución mala y cara son otros señalamientos del informe.

De Zubiría asegura que el foco del estudio está en la velocidad a la que Colombia está avanzando en calidad educativa. “El acelerador se nos dañó, está bloqueado hace 15 años”, dice.

De acuerdo con el director, la curva se mantiene estable, no hay fluctuaciones importantes a lo largo del tiempo, lo que indicaría que los esfuerzos que se han hecho en capacitación docente, desarrollo de nuevas estrategias y mejoramiento de infraestructura de planteles no están surtiendo el efecto esperado.

Isabel Segovia, exviceministra de Educación y experta en la materia, asegura que este tipo de estudios son fundamentales para el país porque, más allá de la certeza de los resultados, “se abre el debate sobre la calidad de educación y se muestran resultados que no están siendo dominados en su análisis por el sector público. Estas que llaman ‘verdades incómodas’ contribuyen más de lo que pueden incomodar”, expresa.

Segovia también coincide en el hecho de que los avances en materia educativa en Colombia son lentos. “Al paso de tortuga al que vamos –señala– no vamos a igualar a Chile nunca, y si seguimos así vamos a tener unas repercusiones gravísimas en el desarrollo del país”. Insiste, no obstante, en que no se puede desconocer que se han hecho esfuerzos y que el país está bien encaminado.

En cuanto a los colegios ‘de garaje’, Segovia dice que es un tema que hay que mirar con detenimiento porque “en la lógica administrativa no tendría mucho sentido que a estas instituciones les estuviera yendo mejor, porque han sido las menores receptoras de las políticas educativas, fraccionan la contratación y no tienen flujo de recursos humanos, entre otras cosas. Es una comparación que debe hacerse con cuidado”, explica.

Por otro lado, Francisco Cajiao, exsecretario de Educación de Bogotá y consultor en educación, subraya la importancia de analizar estudios como el de la Fundación Merani con más rigor. “Puede que haya cosas ciertas, o parcialmente ciertas, pero no se pueden lanzar como la gran conclusión y generar ruido”, dice.

Cajiao considera “aventurado” decir que el país se ha estancado en materia educativa, pues, dice, hacer un análisis de la educación en 15 años no es tan fácil y debe tenerse en cuenta un universo de factores, no solo las Pruebas Saber 11.

Las soluciones

En su informe, la fundación hace referencia a los ‘colegios cohete’ como una de las posibles soluciones en el tema de la calidad de la educación en Colombia.

Se trata de instituciones de bajo costo, de estrato 1 y 2, que cada año están entre los mejores puntajes de las pruebas del Icfes. De acuerdo con De Zubiría, estos planteles no necesitan grandes inversiones ni grandes infraestructuras, como las de los megacolegios, para dar buenos resultados.

“Eso demuestra que sí se puede hacer algo, pensando en innovación, en experimentos en pedagogía para encontrar el acelerador que se nos perdió”, asevera De Zubiría. Según Segovia, decir que un megacolegio es una solución cara y mala es una consideración injusta, y no por eso debe dejar de invertirse en él”, explica. Cabe señalar que el Ministerio de Educación señaló que se referirá a este tema solo cuando se conozcan los resultados de las pruebas Saber 11 del 2015.

EDUCACIÓN